Visitas oficiales y visitas de Estado

Hablar de política en ocasiones es hablar del poder, de los líderes mundiales y de cómo gestionan las relaciones entre ellos.

epn-polonia-7.jpg

Dentro de los tipos de encuentros de poder político entre mandatarios que influyen directamente en las relaciones institucionales, económicas y políticas de los países que se interrelacionan, se encuentran las visitas de Estado y las visitas oficiales.

Existe mucha confusión entre ellas,  incluso se obvia en ocasiones el uso de las definiciones justo por ello, utilizando el término “cumbre” que es mas genérico, cuando significa algo mas grande, donde la multilateralidad y no la bilateralidad es protagonista.

La diferencia entre ambos tipos radica en dos aspectos principales: si es una primera visita y el asunto de celebración de la misma.

Las visitas de Estado se llevan a cabo, como indica su nombre, por jefes del Estado, invitados por el homólogo en el país. Sólo existe la posibilidad de realizar una a un país determinado mientras no exista un cambio en uno de los dos jefes de Estado que se encuentran.

Conllevan su propio ceremonial y la duración media es de 3 días. Este tipo de visitas se encuentran regidas por el protocolo de bienvenida, diferentes comidas y cenas, itinerarios por las instituciones del Estado, la entrega de algún objeto conmemorativo o simbólico hacia los regidores visitantes y suponen normalmente una mejora en las relaciones bilaterales entre ambos países.

Si hablamos de las visitas oficiales, suponen menos formalismos, menos tiempo y pueden darse múltiples durante un mandato. No sólo las realizan los jefes de Estado, sino cualquier representante o miembro de la administración, del gobierno de un país.

Recordar que en este tipo, no se utiliza sólo la opción de la invitación, sino que tambien hay posibilidad de solicitarla.

Visita de estado-2

Conociendo los aspectos diferenciadores de ambos tipos de visitas, podemos decir que las imágenes que ambas nos dejan para el recuerdo son en muchos de los casos dignas de análisis protocolarios, políticos y de simbología en sí mismas. Se puede apreciar las diferencias culturales, la etiqueta para el agrado mutuo, y hasta las bebidas favoritas de los protagonistas, tal y como se puede ver en la foto a continuación que se encuentra expuesta en el museo de la ilustración y modernidad (MUVIM) sobre las estructuras del poder (damos las gracias a María Sánchez de Mora por enviarnos esta imagen).

WhatsApp Image 2017-10-06 at 12.47.39.jpeg

Este encuentro en Palm Beach, Florida, entre EEUU y China a través de sus mandatarios el pasado mes de abril en un contexto político tenso, es un ejemplo de ello.

En términos protocolarios, la escena que recoge esta fotografía oficial, tiene una estética presidencial sin cesión. El anfitrión es Estados Unidos, y así lo demuestran tanto las posiciones de las banderas como las de los mandatarios y primeras damas.

El color rojo, como símbolo de poder en uno y de éxito en otro, es el predominante en la escena, incluso en la vestimenta de FLOTUS (First Lady of the United States), la 1º dama norteamericana. Su homóloga, optó por un atuendo mas acorde a su cultura, con guiños orientales.

Pero si hay algo curioso en esta fotografía, es la elección de las bebidas que toman mientras tienen este informal encuentro. Refresco con cola por un lado, té por otro, lo que me da pie a realizar dos preguntas antes de terminar este post:

¿Qué bebida es mas protocolaria?

¿Visita oficial o de Estado?

 

 

MICE Valencia

MICE VALENCIA

Antievento

audience-868074_1280Hablar de un evento como acto organizado y previamente planificado al que acude un determinado público esta claro, pero, ¿Qué es un antievento?

Esta pregunta la compartí en mis redes sociales y fuisteis muchos los que os animasteis y amablemente me respondisteis en diversos sentidos, que paso a intentar sintetizar en este post.

Palabras como antioxidante, antisistema….estamos acostumbrados a que el sufijo anti de pie a según la RAE, “ lo opuesto o lo contrario a algo”, un antónimo que en sí mismo da contenido.

Pero que hace llegar a la conclusión de que un antievento es lo contrario a un evento, es decir, un no acto, donde no hay organización ni planificación para ningún publico.

Antievento es lo contrario a evento, pero claro, para ambos realmente hace falta organización ( buena, mala o regular) por lo que es preferible hablar de una mala ejecución de evento que de antievento, porque no es lo contrario, es lo negativo del evento.

En esta misma línea, en que se puede utilizar esta palabra para hablar de mala organización,  dando como resultado lo contrario a lo esperado, y es que son muchos detalles los que se requiere tener en cuenta para hablar de evento exitoso y de transmisión de mensajes.

La organización de un evento sigue unos parámetros que se estudian y se asientan con la experiencia, pero también es cierto que la innovación y las nuevas tendencias hace en ocasiones perder ese rumbo y provocar que una idea creativa que consideramos pre evento excelente, no llegue al público en ese sentido y finalmente se convierta en un desastre, convirtiéndolo por tanto, en un evento mal organizado o ejecutado, pero no en un antievento.

Algo que también puede provocar esto, son los imprevistos que seguro a muchos de los compañeros recuerdan alguno al leer estas líneas.

concert-2527495_1280

Esta línea de pensamiento no es la única, existe otra que argumenta en relación a la organización de un evento con la intención de limitar otro ya planificado, es decir, el estar en contra de un evento y  gestionar otro evento contrario a modo de protesta, tomando este término como válido para hablar de contraproducción.

En definitiva y teniendo en cuenta esta doble perspectiva, puedo afirmar que un antievento es lo contrario a un evento y a los objetivos de su celebración, sea por una mala organización, sea por una mala gestión de públicos.

Por tanto, puedo concluir diciendo que antievento es un término que podría ser utilizado en un doble sentido: en cuanto a su organización a su mensaje y a la relación con sus públicos. Hablar de antievento, es hablar de experiencias y de memorabilidad,en ambos casos, lo único que cambia es la polaridad positiva o negativa que su público percibe.