Trump en Arabia Saudí

President Donald Trump and First Lady Melania Trump arrive in Rihad, Saudi Arabia. (Official White House Photo by Shealah Craighead)

Resulta curioso que el primer viaje de la gira internacional de Trump se realice a un país árabe musulmán tras la cantidad de ataques que este colectivo recibió durante la campaña del ahora electo presidente, pero cabe recordar que son muchos aspectos los que vinculan a ambos países.

La visita de estado de dos días de duración, lleva como base aparte de afianzar las relaciones entre ambos, la firma de diversos acuerdos: comerciales con empresas norteamericanas y el armamentístico de mas de 100.000 millones de dólares que pueden ver en este enlace. El domingo, esta visita finaliza con la participación en la cumbre con representantes de los países del Consejo de Cooperación del Golfo, donde ha realizado el discurso sobre islam y radicalización que recomendamos leer pinchando en este enlace.

En este contexto tiene lugar la visita al país, donde Trump, la primera dama y parte de sus asesores donde se encuentra su hija Ivanka y su marido, han sido recibidos con máximos honores por el Rey Salman bin Abdelaziz Al Saud a pie de la escalera del Air Force One.

Tras bajar el matrimonio presidencial, eran recibidos por las banderas de ambos países, que vestían el histórico momento, dos niñas y un niño vestidos con trajes tradicionales que han ofrecido un ramo de flores a los mandatarios, y finalmente han sido saludados con un apretón de manos y conducidos a la sala de honor del aeropuerto por parte del anfitrión. Ya dentro de las instalaciones, han tenido una primera toma de contacto, mientras tomaban una taza de café arábigo y terminaban de llegar sendos séquitos para poner rumbo al palacio real.

La primera nota curiosa se puede observar en como han compartido vehículo el rey saudí y el presidente norteamericano, en un acto de complicidad entre ambos países.

Uno de los asuntos mas comentados, es la vestimenta de las mujeres de la comitiva. Cabe recordar que allí toda las mujeres deben vestir abaya pero no están obligadas a llevar velo si no son musulmanas o van a visitar alguna mezquita o lugar tradicional del país.

Existe un grupo de la policía especializada en que se cumpla con el islam en el país, la mutawa, que puede sugerirte en un momento determinado que utilices el velo, pero lo habitual es que no se porte.

En el caso de la visita de mandatarias al país, esta regla se extiende a la vestimenta, la tradicional abaya que no es obligatoria, pero si recomendable utilizar una indumentaria recatada, no muy ajustada y que cubra el cuerpo a poder ser.

Melania Trump optó por un mono negro ancho  que cubría todo su cuerpo y estaba adornado con un cinturón y collar dorados, una vestimenta que considero apropiada para esta visita de estado, al igual que la elegida por Ivanka, y que posteriormente cambiarían para la celebración de la cena de gala en honor de los estadounidenses.

P20170520SC-0641Tras llegar a palacio y sonar los himnos de ambos países, Trump fue condecorado por “su iniciativa para mejorar la seguridad y la estabilidad de la región y del mundo”  con la máxima distinción civil del país, el Collar de Abdulaziz al Saud. Este honor también lo han recibido personalidades como Vladimir Putin, Theresa May, Obama o el mismo rey Felipe VI.

Ya entrada la noche, tenia lugar un banquete en honor al séquito norteamericano, una cena de gala en la que no faltó el popular baile de las espadas al que han sucumbido algunos presidentes y reyes anteriormente, y como no podía ser de otra manera, al que también accedió a participar Donald Trump para alegría de los invitados.

En cuestiones protocolarias, cabe señalar la cesión de la presidencia en todo momento a Donald Trump, tanto en las reuniones como en el banquete de gala, así como a su mujer y su hija en aquellas actividades en las que estaban presentes y que se pueden observar en las siguientes fotografías. Las banderas en todo momento presentes, con una ornamentación de la sala de reuniones muy sencilla en comparación con otras visitas como la del rey Felipe VI, y siempre bajo la mirada del cuadro que contiene una pintura del creador del reino, el rey Abdulaziz al Saud, padre del actual rey Salman.

915021-1130547780
915301-1528403481

Captura de pantalla 2017-05-21 a las 19.36.52Captura de pantalla 2017-05-21 a las 18.35.37

El papel de la mujer en esta visita ha tomado mayor protagonismo que en ocasiones anteriores; el realizar la cena de honor saudí en la que también se sentaban a la mesa las mujeres de séquito norteamericano muestra ligeras líneas de apertura del país saudí, incluso mostrar grabaciones de ellas y de otras mujeres que también han tomado protagonismo como la traductora que acompañaba en todo momento.

Captura de pantalla 2017-05-21 a las 18.30.52

Otro de los momentos en los que la mujer ha sido protagonista, es en la intervención de Ivanka Trump en el evento Tweeps2017 en vez de su padre, para hablar de cómo Twitter combate el extremismo. Lo más curioso, el público mixto en el evento sin separaciones y compartiendo mismo espacio, en un país donde la segregación extrema sigue presente.

Por tanto, el ceremonial y el protocolo utilizado en esta visita ha estado muy marcado por la cercanía y la consideración con el presidente norteamericano y su familia, sean del sexo que sean, apostando por una falsa igualdad a la que le queda mucho camino por recorrer en esta región internacional.

Fuentes: Arabnews, Whitehouse, Efe noticias, Kingsalman (Instagram)

Friday Free: cuando el dress code laboral rígido pierde valor

Durante el último mes hemos sido testigos de una serie de acontecimientos en el panorama internacional relacionados con la etiqueta en la empresa. Tras las declaraciones de Trump en las que exigía a sus empleadas que “se vistan como verdaderas mujeres”, el pasado martes tuvo lugar en Reino Unido un debate parlamentario sobre el uso de los tacones durante la jornada laboral.

El debate tuvo lugar porque Nicola Thorp, una antigua trabajadora de la empresa Price Waterhouse Cooper (PwC), fue despedida porque se negó a llevar tacones para ir a trabajar. Thorp inició una campaña de recogidas de firmas para que el Parlamento británico declare que las empresas no pueden obligar a sus trabajadoras a llevar zapatos de tacón, alegando que la utilización de este tipo de calzado puede perjudicar la salud de las trabajadoras.

Nicola-Thorp UK tacones

Si bien es cierto que deben existir pautas de etiqueta y vestimenta en la empresa para mejorar el progreso profesional, los directivos deben tener en cuenta la salud y la comodidad de los trabajadores a la hora de implementar un código de vestimenta.

En los últimos años muchas empresas han optado por implantar políticas de vestuario más flexibles, especialmente en las pequeñas y medianas empresas. El surgimiento de las empresas lideradas por jóvenes emprendedores ha propiciado una revolución de la vestimenta en el mundo de los negocios. Lo ideal es que los códigos de vestuario se adapten y evolucionen, modernizándose pero ajustándose a la filosofía de la empresa.

Entre las ventajas de estas medidas, destaca el incremento de la productividad de los empleados y de la comunicación entre los diferentes niveles jerárquicos de la organización, como consecuencia del aumento de la comodidad. Asimismo, las políticas de vestuario más tolerantes permiten un contacto más cercano con el cliente, favoreciendo las relaciones y el contacto con el público.

zapatoscalle111

Esta tendencia ‘casual’ ha implantado en muchas organizaciones lo que se conoce como Friday Free, que consiste en que los empleados puedan vestir de manera informal todos los viernes.

No obstante, antes de establecer un código de vestimenta debemos estudiar cuáles serán las consecuencias del nuevo ‘dress code’ informal. Debemos de tener en cuenta que no podemos rebasar ciertos límites, ya que esto supondría un deterioro de la imagen corporativa de nuestra empresa.

En definitiva, el vestuario de cada trabajador dependerá en todo caso del tipo de empresa en la que trabaje. No es lo mismo trabajar un periódico que en un banco o en una tienda de dependiente.

Trump: presidente de EEUU

 

38caeca6-96b9-40e4-9ba1-f3dcd798b8bd

El 20 de enero de 2017, pasará a la historia contemporánea como el día en el que Donald Trump pasó a ser el 45º Presidente de Estados Unidos. 

Una serie de actos enmarcarían el principal, que tuvo lugar a las 12.00 horas, momento en el que según la Constitución del país, el nuevo Presidente comenzaría su mandato y hora en punto en la que realizó el juramento.

Antes del momento clave, las celebraciones de este cambio de ciclo político comenzaron el día anterior. Una visita con su familia al monumento de Lincoln seguido de conciertos, fuegos artificiales de bienvenida y un discurso de agradecimiento, fueron los protagonistas de una velada política e histórica.

Ya el día 20, uno de los momentos mas esperados era el recibimiento de los Obama a la nueva pareja presidencial en la Casa Blanca antes de partir juntos hacia el Capitolio.

16216135_10210705912617730_632066029_n

Es tradición por parte de la primera dama entrante, llevar un regalo de cortesía a la saliente, aspecto que Melania Trump cumplió con una caja de Tiffanys, reconocible por el color turquesa de la marca de joyas.  Pero la sorpresa de todos fue ver como Michelle no sabia donde meter el regalo, actuando de manera nerviosa como si no lo esperara, cuando ella hizo lo mismo con su antecesora, que actuó con mayor naturalidad y sin romper el mensaje del momento.

En este link se pueden ver las diferencias.

Otro detalle a resaltar de este primer encuentro, fueron los dos besos con los que Obama saludó a Melania, demostrando el conocimiento de la tradición de saludo del país de origen de esta, quien a continuación al ir a saludar a su homónima, tuvo un momento que muchos reconocerán al no saber si dar la mano o dos besos. Tras unos segundos de confusión terminaron dándose dos besos, algo inusual en las costumbres norteamericanas pero que pone de manifiesto la importancia del protocolo y la etiqueta intercultural.

Por último, comentar que el detalle de que Trump no esperara a su mujer para subir las escaleras antes de saludar a Barack y Michelle Obama y hacerse la fotografía, me pareció un mal gesto por su parte.

Sobre la fotografía conjunta, hubo mas bien improvisación en cuanto a la colocación protocolaria, que si se siguió cuando los Trump acompañaron al helicóptero a los Obama tras el acto de toma de posesión.

Ya en la plataforma habilitada en el Capitolio para el juramento, tanto del Vicepresidente como del Presidente, conviene resaltar varios aspectos sobre su desarrollo, aprovechando esta infografía realizada por Javier Carnicer:

C2mfY8VUoAIopKT.jpg-large

En la imagen se observa como está perfectamente colocados a un lado las familias, a otro, los cargos políticos y antiguos Presidentes, los teleprompter realizando su labor y el tradicional atril desde el que dirigirse a la ciudadanía y al mundo.

1484924284_752531_1484932035_album_normal

Posiblemente la lluvia deslució algunos momentos del evento,entre los chubasqueros y los paraguas, el presidente dando el discurso mientras llovía, al igual que distrajo la atención la aparición de varios militares en la plataforma cuando ya había comenzado Trump su discurso presidencial.

Sobre el discurso, creo que está todo dicho. Bajo mi punto de vista, fue un discurso muy plano, con mas toques de mitin electoral que de comienzo de mandato, donde el populismo y sus políticas mas polémicas tuvieron un espacio principal.

Es cierto que la solemnidad de los momentos, se intercaló con la espontaneidad de los Trump, como por ejemplo poder ver cómo Barron Trump juega con su sobrino justo detrás de su padre mientras éste firma la designación de algunos miembros de su gabinete de gobierno en la Sala Presidencial del Senado, en el Capitolio.

1484924233_975945_1484947241_album_normal

Aspecto muy comentados fueron también la vestimenta de éstos; debido a la solemnidad y cumpliendo una etiqueta formal, Melania optó por un vestido color azul de Ralph Lauren, con un estilismo que nos recordaba mucho a Jaqueline Kennedy. Su marido, sin embargo, no sorprendió en este aspecto;  una corbata roja xxl a lo que ya nos tiene acostumbrados y un traje de chaqueta con un abrigo encima que no daba demasiada buena imagen.

Cabe resaltar el traspaso de poderes virtuales, abriendo las nuevas cuentas de redes sociales cuando terminó el juramento y web dos horas mas tarde, donde se han eliminado todas las páginas relativas a cambio climático y colectivos LGTB.

En definitiva, hemos sido testigos de un acto solemne, al que han acudido unas 900.000 personas, cifras muy bajas si comparamos con los números de tomas de posesión anteriores. Bien ejecutado, donde el protocolo ha estado presente en esencia, aunque con algún detalle que pulir.  Un ejemplo de evento oficial, donde aun con cierta improvisación, demostró la importancia de esta potente herramienta de comunicación.

16237418_10210705912017715_189587719_n