Errores en Protocolo

Protocolo hace alusión a una disciplina tradicional que se amolda a los nuevos tiempos y formas de comunicar, donde el detalle, la perfección y la exhaustividad forman parte de su gestión y organización.
Si hay algun contexto donde podemos observar detenidamente como se conjugan las reglas protocolarias es en el entorno político.
Su utilización viene caracterizada por una serie de pasos a seguir cronometrados y medidos hasta el más mínimo detalle, pero hasta repitiendo las secuencias, la clase política y los organizadores de los actos pueden cometer errores, llegando a ser noticia por estos en vez de por la perfección del mismo.
Resulta curioso ver como los medios solo resaltan lo equivocado en el protocolo.
Todo debe salir a la perfección, pero en cualquier momento, se puede tener un tropiezo por una rotura de tacón, por una arruga en una alfombra, o simplemente, un fallo de memoria o de sincronización. Será algo meramente anécdotico en la organización y gestión llevada a cabo los que harán recordar un acto político.
Un ejemplo que hemos podido ver hace pocos días, fue la confusión de Mariano Rajoy con el Primer Ministro de las Islas Salomón.

Las técnicas de organización de actos utilizadas en política nacional e internacional, comunican a la sociedad una imagen de estabilidad y seriedad de sus representantes, siempre que se utilice de manera correcta. En alguna ocasión, una malinterpretación de los códigos del protocolo, ha desembocado en una crisis diplomática entre países. Por tanto, las relaciones internacionales y la diplomacia, deben de complementar el protocolo propio y el de el país anfitrión a la hora de la celebración de actos políticos.
Son los mismos invitados y personajes públicos los que provocan los fallos; todos somos humanos ¿no?

Aquí os dejo algunos vídeos de fallos protocolarios, que servirán para dar peso a lo dicho anteriormente.

Errores en himnos

No descansar lo suficiente tambien pasa factura

Traspiés

No ser recibido protocolariamente

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *