La imagen del poder o el poder de la imagen

La pasada cumbre del G7 celebrada en Canadá, nos ha dado mucho que hablar entre las decisiones, las miradas, sonrisas, gestos y los regalos intercambiados pero sobre todo por uno de los momentos mas retratados y que conlleva diversas lecturas.

A la hora de que un mandatario acuda a una cumbre, y sobre todo el G7 que son los países que aglutinan mayor poder a nivel político y económico, (no sólo acuden miembros de esos países, también lo hacen representantes de organismos internacionales y de la Unión Europea) las imágenes que nos llegan de esos eventos internacionales son marcos de sus actuaciones y donde de un golpe de vista donde se pueden observar luchas de poder y si hay buenas relaciones entre ellos o no.

La imagen que mas ha trascendido es la que se ve a continuación

5b1e9d3f1ab8e

La simbología junto con la actitud de algunos mandatarios, el contexto del momento y la posición de cada país, crea un frame que hace que el mensaje de ésta fotografía varíe dentro de unos parámetros dependiendo de quien la observe: desde que Trump tiene una pataleta hasta que todo el mundo depende de EEUU, pasando por una crisis internacional.

Pero si cambiamos el ángulo de la foto, vemos como nuestra opinión sobre los mandatarios y su situación puede cambiar. Incluso me aventuro a afirmar que denota esencia de dos teorías del liderazgo: la de comportamiento y la situacional, lo que nos da como resultado denominar líder a una persona dependiendo de la posición y lo que su comunicación no verbal expone en la fotografía que se publique.

5b1e9f76b31a8

La importancia de la comunicación política es total. La transmisión de mensajes y la subjetividad de las opiniones según el mandatario, son esenciales para calibrar la balanza entre imagen y reputación de representantes y de sus países.

Cada líder, quiere comunicar el mejor mensaje para sus nacionales y a nivel internacional, por ello, el cambiar el ángulo, optar por fotografías serios o sonriendo de ese momento y enviar a prensa la imagen elegida en la que su presidente o primer ministro salga en la mejor situación, denotará una serie de valores positivos que influenciará directamente en la opinión pública que se tiene de ese cargo público.

En conclusión, todos buscan dar la mejor imagen de sí mismos y su participación en este evento internacional y si una fotografía publicada por sus equipos proyecta estos aspectos aderezados de una serie de valores según su comunicación verbal, conseguirá el objetivo de transmitir mensajes positivos a los actores de la sociedad internacional.

¿La imagen del poder o el poder de la imagen? Opinen ustedes mismos.

Gracias ATP y Twitter por las fotografías.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *