Entradas

Perversión, símbolos y elecciones

Las campañas electorales son escenarios temporales a través de los cuales los partidos y candidatos lanzan mensajes a la población, con el fin de persuadir a los electores y finalmente conseguir su captación como votante, para así llegar al poder o mantenerse en él.

love-campana-electoral_EDICRT20160611_0004_3

En esos días, el marketing, la publicidad y la comunicación se vuelven un todo para que los que se presentan a los comicios consigan mas cuota de pantalla, titulares en prensa, entrevistas y por consiguiente mayor impacto para llegar a su máximo objetivo.

Como ya habréis podido comprobar, Cataluña se encuentra en plena campaña, pero esta vez con tintes diferentes a lo que estábamos acostumbrados: la activación del artículo 155 (que pocos conocían pero que ahora es el mas popular de la Constitución Española, incluso ha conseguido que muchos ciudadanos la lean) políticos encarcelados, independencia si o independencia no, huelgas y un “Molt Honorable President” para unos, “ex-President” para otros, haciendo campaña desde Bruselas, a la espera de la extraditación o no. Cualquiera diría que nos encontramos ante un guión de una película de Buñuel, pero como dice esa famosa frase, en ocasiones la realidad supera a la ficción.

puigdemont-comparecencia-bruselas-efe

Pero si hay un aspecto que particularmente me ha llamado la atención, es la perversión de los símbolos institucionales y protocolarios como herramientas electorales.

Estos símbolos que establecen una relación de identidad con una realidad, generalmente abstracta, a la que evoca o representa, han encontrado en los alcaldes y los elementos institucionales que los distinguen, una poderosa herramienta de comunicación política y electoral.

alcaldes-vara-efe-15102015-1

Cabe recordar que no es la primera vez que se utilizan, pero que resulta digno de análisis la proyección y el mensaje que supone la utilización de los bastones de mando para demostrar apoyo a los líderes del llamado procès catalán.

Los bastones de mando son símbolos que denotan la autoridad de su poseedor, el cual, lo adquiere tras ser reconocido como máximo gobernante de una comunidad, y por consiguiente, mayor representante de esa institución pública. Por estos motivos, deben ser utilizados para cuestiones derivadas de estos aspectos.

Es aquí donde una vez mas, encontramos como se difumina la delgada línea que existe entre lo institucional y lo político, al hacer uso de este símbolo como elemento electoral de apoyo a una persona o candidato.

23231279_10213265822253871_3125411337841931270_n

No voy a negar que el resultado de ver a los alcaldes con el brazo en alto portando sus bastones frente a los líderes que estos apoyan es una imagen influyente y cargada de significado, y mas cuando éstos han fletado un avión para viajar a Bruselas y demostrar presencialmente ese apoyo (cuestión aparte es de donde han sacado el dinero para realizar este viaje electoral).

23231665_10213268202233369_7951865795851896727_n

Pero en contraposición a la imagen que en ocasiones pecamos de tener como única verdad, debemos advertir que su valor debe regirse únicamente en labores relacionadas con la corporación en la que mandan, los actos y ceremoniales frutos de la tradición, costumbres y normativas que rigen el municipio del que son alcaldes y vecinos a los que representan, dejando a un lado las campañas y la desvirtualización del significado y la esencia del simbolismo local de este objeto por un momento de gloria televisiva.

Por tanto, utilicemos los bastones de mando como lo que son, símbolos institucionales no partidistas que identifican a todos los ciudadanos de la localidad.

 

Política y Multiculturalidad

La multiculturalidad es una vía cada vez mas extendida y presente en nuestro día a día.

Sadiq Khan campaign

La reciente elección del alcalde de Londres es un ejemplo de ello,  donde la aparición de nuevos perfiles políticos que podemos considerar dentro de la regeneración democrática, unido a una campaña sin precedentes basada en un candidato indiscutiblemente diferente a los que anteriormente presentaba el partido laborista, caracterizado por ser íntegro y claro, ha hecho visible a su nuevo alcalde, Sadiq Khan.

Bajo mi punto de vista, es un ejemplo literal de la actual situación que se vive en el país anglosajón, donde la población sigue creciendo sin precedentes y es en la gastronomía donde vemos reflejado hacia donde van esos cambios; el plato mas popular ha pasado de ser fish and chips, al riquísimo chicken tika masala.

Un mundo donde las diferentes culturas confluyen y conviven en la mayor parte de los casos de manera pacífica, refleja con este nuevo alcalde, el poder de la multiculturalidad y la necesidad de nuevos perfiles políticos, donde la diversidad de la población también quede registrada. Este nuevo cargo público,  hijo de inmigrantes paquistaníes, representa el esfuerzo de crecimiento, de progreso y de aumentar la calidad de vida, lo que conlleva por tanto todo un conjunto de símbolos para esta nueva era.

ChtDHY5WMAEQuXN.jpg-large

Una campaña diferente, un candidato que empatiza con una sección de la población, al que se ha visto mucho en la calle, codo a codo con los voluntarios que han participado, anclada en 4 aspectos; el canvassing, el tocar puerta a puerta para darse a conoce, unido a la meticulosa preparación de los mensajes a transmitir en los debates, los videos con mensajes claros e imágenes interculturales junto al uso de las nuevas tecnologías, han sido los factores claves que han ayudado a dar la victoria a este político ingles.

97244194_Sadiq_Khan-large_trans++qVzuuqpFlyLIwiB6NTmJwfSVWeZ_vEN7c6bHu2jJnT8Si su visión y educación son diferentes a lo que estábamos acostumbrados, su religión, la musulmana, ha alarmado a muchos pero ha conseguido llamar la atención de manera positiva de otros,  ayudando a entender la importancia de este nuevo personaje político, que piensa en una londres global donde tienen su propio espacio todo tipo de familias, culturas y religiones.

Buena muestra de ello es la ceremonia de toma de posesión, fiel reflejo de la situación actual de Londres y de otra muchas ciudades. Una ceremonia civil que tiene acogida en un espacio religioso como la catedral de Southwark y consistente en la firma de un documento arropado por multitud de testigos, personalidades de diferentes doctrinas, cargos políticos, amigos y familia. Queda clara la costumbre religiosa de éste país con los asistentes a esta ceremonia,  pero lo que destaca es que el espacio elegido, de tradición católica, el protagonista indiscutible profese una religión diferente, por lo que posiblemente hubieran estado mas acertados en escoger otro formato y espacio para su celebración.

Aunque no se considera la mas adecuada al mezclar dos aspectos que se consideran opuestos, (actos civiles y religiosos) y que por tanto se transmite un mensaje desordenado y donde la fuerza de la institución queda relegada a una segunda posición, la fuerza de la simbología de la que estaba impregnada, ha dejado claro el hilo conductor de esta nueva etapa del gobierno de la ciudad. Shadiq Khan es la viva imagen de la realidad mundial, una sociedad multicultural, sin atender a razas, etnias, culturas o religión.

97235939_Sadiq-xlarge_trans++Cca9BU0TuyHkZJzHTSJqzg57EFzlVrO-V_kNyX87nOk

Fuente fotografías: 

http://www.telegraph.co.uk/news/2016/05/07/sadiq-khan-is-signed-in-as-the-new-mayor-of-london-in-pictures/sadiq-khan-is-signed-in-as-the-new-mayor-of-london-in-pictures1/

https://twitter.com/SadiqKhan

Superalcaldes

Está claro que el tejido municipal en España tiene un porcentaje bastante alto de localidades con un bajo número de habitantes y es en estos micromunicipios donde en un proceso electoral, no se vota a un partido, se vota a un candidato. A este candidato se le conoce desde siempre, porque es ante todo vecino y ciudadano. Es en el momento de su elección, cuando asistimos al cambio de la simple condición de vecino a la de la creación de un superhombre o supermujer.
Cuando sale elegido un candidato debe hacerse la siguiente pregunta: ¿Estoy realmente preparado o preparada para ser un superhombre o supermujer?¿Podré dejar de lado mi vida anterior?

Ser alcalde es una tarea multidisciplinar. No solo representas a los vecinos del pueblo, tambien eres el responsable de solucionar cualquier asunto que les pueda concernir.
Cuando se es elegido alcalde de un micromunicipio, todo cambia a su alrededor porque no solo se convertirá en un cargo público, se convertirá en fontanero/a, electricista, albañil, bombero, jardinero/a e incluso psiquiatra, entre otras muchas cosas.

Afirmo que en la clase política, encontramos individuos muy diferentes entre sí, pero el caso de los superalcaldes polivalentes es, en la mayor parte de los municipios con menos de 5000 habitantes, una constante digna de observar.
Con esto me refiero al contrato que firman representantes municipales y ciudadanos, donde existen cláusulas invisibles que no salen a la luz hasta el momento en el que se demuestra su compromiso con el pueblo.

Será su capacidad de resolución, junto con sus habilidades sociales de escucha activa entre otras, las encargadas de que su popularidad aumente o no entre los ciudadanos de su municipio.

Por tanto, ¿Los alcaldes de micromunicipios, están disponibles 24 horas, los 7 días de la semana?

En mi opinión, considero que indirectamente lo están, y que deben de estar mentalizados para la dura tarea que supone ser representante en estos municipios.
Deben saber que haciendo la compra, harán de representantes consistoriales escuchando la quejas de sus vecinos, que paseando a su perro, harán labor de guardián del orden, tomando café en el bar de la esquina les someterán a un tercer grado sobre cuando cambiará el banco del parque, o incluso, tendrán que mediar en plenos extraordinarios a pie de calle sobre su gestión y las ayudas a sus vecinos.
Esto son los superalcaldes, aquellos que viven por y para su pueblo, demostrando su vocación política multidisciplinar, y de los que nuestro país se nutre en muchos de sus rincones.