Entradas

Primera Dama y su papel en EEUU

first_ladies_landing_pg

Con el día de las elecciones a la vuelta de la esquina (será el próximo 8 de noviembre), existe una figura que también sufrirá un cambio y supondrá escribir parte de la historia del país norteamericano; la emblemática primera Dama.

El papel de ser la esposa del Presidente y una de las partes de la llamada Familia Presidencial, supone representar a toda una sociedad a través de un ideal y unos valores que ellos simbolizan; Una mujer perfecta en la que poder mirarse y sentirse orgulloso de que forme parte de la élite institucional.

Esta figura se encuentra en un limbo normativo sobre el que merece la pena reflexionar; es un cargo no electo, por tanto no oficial, pero que sin embargo contempla una serie de funciones derivadas del protocolo y de la representación institucional como asistir a viajes, cenas oficiales, visitas de estado y participación en actos benéficos o en relación a prestar servicios a la comunidad.

89498f994da24248874327ced31c762b

El cargo de Primera Dama (First Lady) y sus funciones, no se encuentran incluidas en ninguna normativa, por lo que estamos ante una situación que bajo mi punto de vista, se debería regular debido a las atribuciones políticas, diplomáticas y protocolares que el ostentar este rol conlleva. Cabe recordar que al no ser oficial, no contempla atribución económica, estando sus gastos sufragados por el presupuesto de Presidencia de Estados Unidos.

Sin embargo, es fácil encontrar en la web de la Casa Blanca, un espacio donde se reconoce su labor y la historia de esta figura.

Primera Dama, es un término que se acuñó en prensa por primera vez en el año 1877, para hacer referencia a Lucy, esposa del Presidente Rutherford Hayes, pero será a lo largo de los años 30 cuando mas peso tome y se use con mas frecuencia, no solo en este país sino extrapolando a otros países Americanos. En protocolo se utiliza el acrónimo FLOTUS para hacer referencia a su persona.

113bc2430a278d6acbe5477fa42450b4

Este papel ha ido ganando terreno y protagonismo con el paso de los años; Si antes era una figura de relleno, que se encargaba de servir el té, dirigir a los empleados domésticos de la Casa Blanca, elegir vajilla y acompañar a su marido a determinados eventos sociales, a día de hoy tiene un papel preponderante en la vida política estadounidense, es un pilar fundamental de la agenda política y una figura influyente tanto dentro como fuera de sus fronteras.

Ellas eligen su propia agenda, al igual que el tratamiento con el que quieren ser llamadas (Lady Washington o Mrs. President por citar algunos casos), saben de la importancia que tiene ocupar este título y aunque algunas si se han quedado en un papel secundario desde el que cuidar a su familia, siendo únicamente visibles en aquellos actos institucionales en los que acompañaban al Presidente, existen otros casos en la historia mas contemporánea y actual que demuestran su influencia social y como potencian y generan una imagen determinada de la institución a la que representan sin tener por qué hacerlo.

f50a7d2561576e4f4824a4b762094cdb_l

Claros ejemplos de estos cambios los vemos a partir de Lady Bird Johnson y Eleanor Roosevelt, que se involucraron en las campañas participando en mitines y otros eventos políticos en apoyo a sus maridos, en el glamour que Jackie Kennedy aportó a la nación o en la implicación total en campañas por algún colectivo como “Just Say No” del que fue imagen Nancy Reagan, o “Let’s Move” de Michelle Obama.

Uno de los acontecimientos mas esperados junto con conocer al ganador de la contienda electoral, es saber quien ocupará este cargo. Si será el “Primer Caballero” (First Gentleman es el nombre que se utiliza para los esposos de las gobernadoras y que se utilizará en el caso de que Bill Clinton vuelva a la Casa Blanca) en Estados Unidos o será por el contrario la primera primera dama de ascendencia eslovena (la primera inmigrante en ser Primera Dama fue Louisa, esposa del sexto Presidente John Quincy Adams), en posar desnuda para una revista, quienes acompañarán a sus parejas a lo largo de su mandato presidencial.

landscape-1471606684-cookie1

En definitiva, estoy totalmente segura de que darán mucho de que hablar en la ejecución de sus funciones y representación de Estados Unidos a nivel internacional, pero en lo que respecta a  los ideales y valores de familia en Estados Unidos de los que normalmente los inquilinos de la Casa Blanca son un reflejo, en cualquiera de los dos casos no lo representarán .

¿Quien de los dos creen que hará un mejor papel como Primera Dama o Primer Caballero? Hagan sus apuestas.

Halloween Político

Octubre es un mes repleto de eventos tradicionales y protocolo a nivel internacional.

dia difuntos España evento

En España, el día del Pilar que coincide con la llamada Fiesta Nacional, la celebración de los Premios Princesa de Asturias y el día de los difuntos forman parte de ello. Es en las vísperas del 1 de noviembre donde es tradicional decorar y poner flores en las tumbas de los familiares y amigos ya fallecidos, comer dulces típicos de estos días (buñuelos, huesos de santo…) y recordar con los nuestros a los que se fueron. Esta percepción, contrasta totalmente con la manera de celebrar estos días en países como Estados Unidos, Mexico y Colombia, por citar algunos.

En Latam, si miramos hacia Mexico y Colombia, son países que cuentan con una larga tradición en la celebración del llamado día de los muertos, donde el color, las flores y el atrezo de las calaveras y catrinas inundan las calles. Estas costumbres, se han ido extrapolando a aquellos países y zonas en los que la comunidad latina va en aumento, siendo fácil poder disfrutar de este evento tradicional en ciudades como Austin, Texas, donde los pasacalles y otras actividades alrededor de esta festividad son dignas de ver y disfrutar.

catrinas mexico politicayprotocolo

Pero si hay una fiesta que se ha trasladado de manera exponencial, es Halloween, un evento tradicional surgido en Europa que se instaló en Estados Unidos. El truco o trato de los niños disfrazados llamando a las puertas de los vecinos de su comunidad para conseguir dulces era una de las características, se ha abierto al mundo dando como resultado, unos días perfectos para que los mayores cambien su vestimenta, socialicen de una manera diferente y den de esa manera la bienvenida al mes de noviembre, lo que  a su vez conlleva directamente ver a multitud de personas disfrazadas de personajes, individuos y otros motivos recurrentes cercanos al miedo y el espanto.

Si hay un aspecto que me resulta curioso de esta adaptación de Halloween, es como el contexto social y político unido al terror, son factores indispensables para elegir el disfraz de esa noche. Junto a las calaveras y esqueletos, hemos visto a los Clinton, Peña Nieto, Donald Trump e incluso a Pablo Escobar por la repercusión de la serie Narcos.

cover

Pero si hay algo que me ha resultado anecdótico, es como también la política española forma parte de la customización de vestimenta y disfraces, para conseguir ser el mas novedoso e impactante; Este año ponerse en la piel de Pedro Sanchez intentando no morir en el apocalipsis zombie o aparecer con un cuchillo clavado en la espalda han sido top ventas.

pedro zombie -570

Por tanto, la política demuestra una vez mas que se encuentra en esencia en todas partes, influyendo hasta en las decisiones mas banales como es la elección de un disfraz que de miedo.

Aun así, y teniendo en cuenta esta americanización global, recordemos que estos días no son solo para pasar miedo, sino también para mostrar respeto a nuestros muertos y aprovechar el momento para compartir con la familia y amigos.

 

Fuente fotografias:

Día de los Muertos en México: 5 Datos Importantes que Tienes que Saber

http://blogs.smoda.elpais.com/imperdibles/2016/10/katy-perry-orlando-bloom-se-convierten-clinton-trump/

http://www.huffingtonpost.es/2016/10/22/pedro-sanchez-disfraz_n_12598160.html

Debate como show político

 

Campaign 2016 Debate

La pasada noche tuvo lugar el segundo debate presidencial norteamericano, tras una semana en la que el candidato republicano ha estado en el ojo del huracán y que han supuesto un duro golpe en los indices de popularidad de Trump.

Podemos calificarlo como un elemento mas del show político. Un evento en el que estamos acostumbrados a que los candidatos se den cordialmente la mano al comienzo, nos sorprendió cuando esta acción solo se pudo ver a la finalización del mismo, lo que revelaba la tensión que estaba por vivirse durante la hora y media que duró el debate, donde las propuestas políticas quedaron en un segundo plano en favor de los ataques personales.

_91744439_re035788627

 

Si analizamos el evento en sí, se observan aspectos que lo hacen genuino. Aparte de la fecha y el lugar de celebración, el formato del mismo en el que se intercalaban las preguntas del público asistente con los ataques entre candidatos, le dan un toque diferenciador al compararlo con el celebrado hace dos semanas.

La escenografía, con la trasera de la Constitución norteamericana, incluye dos cambios significativos; De un lado, ya no es un sólo moderador, sino dos los que se encargan de dar dinamismo a este evento de hora y media de duración y los que hacen cumplir los tiempos marcados por producción. De otro, los atriles con iluminación que se encontraban en la zona presidencial, han dado paso a dos mesas y dos sillas altas en las que los candidatos podían apoyarse durante el tenso debate, elementos que han servido mas como atrezo que como apoyo a los discursos, ya que los candidatos han preferido pasear por todo el escenario mientras intervenían.

305020848_0-5_20161010052341-kxl-656x460lavanguardia-web

Aunque el protagonismo debe situarse en la zona presidencial del evento, en este caso, la asistencia de público general unido al espacio reservado que ocupaban las familias de los candidatos y el contexto sobre lo intimo y personal de cada uno de ellos, ha hecho que este se disperse por toda la escena, restando esa potenciación de mensaje que si que se pudo apreciar en el debate anterior.

La escena fortalece la transmisión de mensajes, siempre que todo el conjunto se encuentre en sintonía, elemento que por desgracia, no se ha cumplido en este debate presidencial tanto por los discursos y ataques de los candidatos, como por la incomodidad de la zona presidencial del evento en sí. Las sillas altas, considero que pueden resultar visualmente muy estéticas en los eventos, pero a su vez, son un enemigo acérrimo de lo práctico y la comodidad de quienes deben usarlas.

En definitiva, un evento que en algunos momentos ha llegado a aburrir a la audiencia y donde la frialdad y poca versatilidad del escenario han apoyado que tengan mayor protagonismo los familiares que acompañaban a los candidatos, perdiendo la esencia política ideal y dando paso a tendencias basadas en el infoentretenimiento.

_91743865_af035788697

Veremos que nos depara el tercer y ultimo debate presidencial.