Entradas

La imagen del poder o el poder de la imagen

La pasada cumbre del G7 celebrada en Canadá, nos ha dado mucho que hablar entre las decisiones, las miradas, sonrisas, gestos y los regalos intercambiados pero sobre todo por uno de los momentos mas retratados y que conlleva diversas lecturas.

A la hora de que un mandatario acuda a una cumbre, y sobre todo el G7 que son los países que aglutinan mayor poder a nivel político y económico, (no sólo acuden miembros de esos países, también lo hacen representantes de organismos internacionales y de la Unión Europea) las imágenes que nos llegan de esos eventos internacionales son marcos de sus actuaciones y donde de un golpe de vista donde se pueden observar luchas de poder y si hay buenas relaciones entre ellos o no.

La imagen que mas ha trascendido es la que se ve a continuación

5b1e9d3f1ab8e

La simbología junto con la actitud de algunos mandatarios, el contexto del momento y la posición de cada país, crea un frame que hace que el mensaje de ésta fotografía varíe dentro de unos parámetros dependiendo de quien la observe: desde que Trump tiene una pataleta hasta que todo el mundo depende de EEUU, pasando por una crisis internacional.

Pero si cambiamos el ángulo de la foto, vemos como nuestra opinión sobre los mandatarios y su situación puede cambiar. Incluso me aventuro a afirmar que denota esencia de dos teorías del liderazgo: la de comportamiento y la situacional, lo que nos da como resultado denominar líder a una persona dependiendo de la posición y lo que su comunicación no verbal expone en la fotografía que se publique.

5b1e9f76b31a8

La importancia de la comunicación política es total. La transmisión de mensajes y la subjetividad de las opiniones según el mandatario, son esenciales para calibrar la balanza entre imagen y reputación de representantes y de sus países.

Cada líder, quiere comunicar el mejor mensaje para sus nacionales y a nivel internacional, por ello, el cambiar el ángulo, optar por fotografías serios o sonriendo de ese momento y enviar a prensa la imagen elegida en la que su presidente o primer ministro salga en la mejor situación, denotará una serie de valores positivos que influenciará directamente en la opinión pública que se tiene de ese cargo público.

En conclusión, todos buscan dar la mejor imagen de sí mismos y su participación en este evento internacional y si una fotografía publicada por sus equipos proyecta estos aspectos aderezados de una serie de valores según su comunicación verbal, conseguirá el objetivo de transmitir mensajes positivos a los actores de la sociedad internacional.

¿La imagen del poder o el poder de la imagen? Opinen ustedes mismos.

Gracias ATP y Twitter por las fotografías.

Netiqueta Institucional

laptop-3233653_1280

La comunicación online y el cómo actuar en ella a través de herramientas como las redes sociales, convierten a la netiqueta en indispensable.

Esta palabra que mezcla internet y etiqueta, no sólo se destina a nivel personal para relacionarse dentro de la comunidad online, también es necesario su conocimiento y correcta aplicación en las cuentas institucionales para interactuar en el ciberespacio que internet pone a nuestra disposición.

0000061386

El cambio en las relaciones se extrapola a las instituciones, que en sus misiones de conseguir transparencia, cercanía con el ciudadano y visibilidad de sus acciones,  tiene en la netiqueta institucional, un aliado muy interesante a analizar.

En esta era de la comunicación multidireccional, es importante conocer los elementos que nos acercan a las nuevas generaciones, como los códigos como conjunto de símbolos y reglas que permite componer y descifrar un mensaje. En esta sociedad conectada se basa en emojis, acrónimos, imágenes y combinaciones de palabras por comentar algunos.

13D-670x260

Sin perder el norte, la utilización de emojis como reclamo es un ejemplo de uso de nuevos códigos, al igual que la publicación de videos cortos, hacer stories o publicar un gif. Su correcto uso también supone un incremento positivo en la valoración de la imagen de la institución y su reputación, influyendo directamente en su identidad digital.

Tener las cuentas verificadas, una página web moderna y fácil de usar, mantener conversaciones en redes de forma sana y segura, el seguir a usuarios que estén fuera de lo meramente institucional y por tanto saliendo de la interacción concéntrica, son cuestiones que pueden parecer simples, pero que marcan diferencias entre unas y otras.

4a-fullsizerender_0

Toda estas acciones no se llevan a cabo por un ente, sino por personas, que en nombre y representación de unas cuentas institucionales, se comunica con otras personas para conseguir unos objetivos.

Por tanto, la netiqueta también se debe aplicar a las instituciones en su vertiente mas social, ya que determinará la identidad digital de esta institución con los ciudadanos, demostrando su transformación y su correcta inclusión en el ciberespacio.

A continuación comparto una infografía con 5 tips para la netiqueta institucional.

IMG_4794

Protocolo Millenial

milenial

El protocolo ha sufrido multitud de cambios desde la época de los grandes reinados europeos de manera proporcional a la sociedad y su evolución.

La transformación de esta disciplina transversal, debe darse cuenta de que las personas, instituciones y la imagen que estos proyectan es totalmente diferente a como se hacía hace años y por tanto, requiere de nuevas estrategias y técnicas para adaptarse a la nueva imagen, a las nuevas formas de comunicación y en definitiva a la nueva sociedad.

Actualmente se habla de cambio en el protocolo, pero todavía encontramos dilemas y actitudes demasiado rígidas y obsoletas que frenan los cambios de paradigma y que se empeñan en confundir mas acerca de este término.

millennials-1

El protocolo conlleva un conjunto de técnicas a implementar en los actos, los cuales, ahora no solo comunican para quienes asisten o medios de comunicación, sino también comunican hacia la era digital, hacia los medios online y donde los asistentes se convierten en los llamados prosumers, figuras que consumen información y la producen.

Esta nueva manera de comunicar, hace que cualquier asistente a un acto de viralidad a un error de protocolo, a una foto de una presidencia mal colocada y se de credibilidad a ella, incluso supone el handicap de se extienda la incorrecta expresión saltarse o romper el protocolo, incluso que piensen que no sirve para nada porque es algo antiguo o sólo para la realeza.

Cambia la manera de comunicar, cambian los protagonistas y las instituciones se transforman hacia estas nuevas generaciones que tienen enfoques diferentes acordes a lo que pide la sociedad internacional actualmente.

millennials-on-devices-750

Considero que es el momento de que el protocolo se transforme y tenga en cuenta a la generación millenial, una comunidad que se adapta a la comunicación actual, y que por tanto sabe qué necesita el protocolo para seguir avanzando, sin perder de vista la experiencia pasada y su historia a través de la cual se ha ido construyendo.

Los millenials saben que ahora la comunicación pasa por el manejo de las redes sociales, donde la inmediatez, es un factor determinante. Esta generación es conocida también como la de los nativos digitales , aunque siguen creyendo en la necesidad de las relaciones personales presenciales (donde tanto tiene que decir la etiqueta). Es la generación milenio la que predica con la profesionalización por áreas, donde encuentra en el protocolo una de ellas.

millennials

Pero no olvidemos que la denominada por los medios brecha generacional continúa, ahora hacia la llamada generación Z, la cual hace referencia a aquella que engloba a los nacidos a partir del año 95. Algunos de los factores diferenciadores de los “Z” es la denominación de personas multidisciplinares, tecnoholics, youtubers, instagramers y líderes en la creación de comunidades regidas por una memecracia virtual.

millennials-rubro-inmobiliario

La sociedad y la manera de comunicarse cambia. Es el momento de que el protocolo de un paso adelante y demuestra a la sociedad su funcionalidad a través de un liderazgo equilibrado con las generaciones presentes, la experiencia de las antiguas y la visión flexible de las futuras.