Entradas

Visitas políticas

Esta semana va a ser recordada como una de las mas difíciles en España, donde los incendios en las comunidades de Galicia, Asturias y Castilla y León han conmocionado a la sociedad. Es en estos momentos cuando los representantes políticos realizan visitas a las zonas donde se ha sucedido parte de ésta catástrofe, con el fin de conocer de primera mano como está evolucionando y poder estar con las víctimas, compartiendo estos angustiosos momentos.

El desplazamiento de los cargos públicos de las zonas afectadas es algo habitual, ya que son ellos los que gestionan las cuestiones relativas a posibles ayudas, recursos humanos y políticas que pueden ser determinantes para acabar con esta situación.

En este delicado contexto, la coherencia y la sensibilidad son dos valores al alza, y el pensar que un político puede hacer algún tipo de precampaña para su conocimiento, mejorar su imagen y reputación son cuestiones que no deberían ser protagonistas.

Esta discusión es una de las que se han desatado al ver las fotografías de Pedro Sánchez, últimamente muy criticado por cuestiones relacionadas con la política,  en la visita a Galicia para conocer de primera mano la magnitud de los incendios y solidarizarse con los ciudadanos que los han sufrido.

Posiblemente no fue culpa suya, pero si de su equipo el permitir esta imagen que lejos de desprender empatía, lo que hace es acercarse a un paseo electoral en toda regla, sin olvidar que los ciudadanos, al sentirse utilizados, pueden cambiar su voto o cambiar la percepción de este personaje político como es el Secretario General de los socialistas españoles.

Pero no es la único ejemplo, pero si el mas reciente. Hay otros personajes políticos públicos que pueden enviar un mensaje nada positivo con estas visitas, por querer ser protagonistas de situaciones y hacer por buscar la llamada “foto política” que les catapulte a los primeros puestos en las encuestas de valoración de líderes, sin pensar en que pueden ser perjudiciales para su imagen.

Hay que tener un poco de sensatez para eludir estos escenarios que quedan plasmados en las cámaras y retinas, ya que aun con buen propósito, es contraproducente lo que comunica y proyecta, produciendo perjuicios nocivos para la salud de la política.

 

 

Dinamizando eventos políticos

A la hora de llevar a cabo un evento político, existen una serie de factores que coinciden con la organización de eventos de otra temática. Uno de esos factores son los dinamizadores.

Cabe recordar que al hacer referencia a político, no lo hago a lo institucional, sino al aspecto corporativo que tienen los partidos y los eventos que por tanto estos llevan a cabo como organizadores o anfitriones.

Si volvemos a dinamizador, esta palabra puede dar lugar a confusión al relacionarla únicamente con un maestro de ceremonias o persona que se encargue de dar vida al cronograma del evento, de cumplir tiempos y de hilar cada una de sus partes.

Pero los dinamizadores no sólo hacen referencia a esta persona o rol, sino a todos los otros aspectos que nos ayudan a hacer nuestro evento único, generando emociones en los asistentes, experiencias y consiguiendo la ansiada memorabilidad positiva al que todo evento bien organizado debe aspirar.

Pero este no es el único beneficio, podemos recordar que estimulan la transmisión de mensajes en los eventos, ofreciendo dinamismo y potenciando tanto la acción como la comunicación verbal, no verbal o ambas con su implementación.

Si continuamos desgranando este concepto, existe un amplio abanico en el que poder elegir lo mas acordes a nuestras necesidades, junto con los que a través de la innovación se van incorporando. Es indispensable tenerlos en cuenta desde el diseño del evento, ya que la utilización de unos u otros, también generará diferentes propósitos acordes a la estrategia marcada.

Por nombrar algunos, puedo referenciar la decoración y tematización del evento, que puede ir desde la escenografía hasta el uso de diferentes olores, la utilización de videomapping u otras técnicas similares que condensen el mensaje a transmitir o ayuden a recordar a un sponsor determinado, crear un storytelling que ir desgranando a través de un espectáculo, teatro, show, etc…e incluso la asistencia de celebrities o personajes públicos, que sirven como reclamo para hablar de creatividad única en los eventos que llevamos a cabo, siempre que su imagen beneficie al evento completo.

Si volvemos al terreno político, estos dinamizadores pueden soportar el peso principal del mensaje a transmitir a los públicos o electores, ya que también generan asociación de discursos, de imagen del político y de la propia ideología, provocando esas emociones necesarias tanto en los eventos como en la  propia política para hablar de consecución de resultados.

Y vosotros, ¿Habéis elegido ya los dinamizadores para vuestros eventos?

Colores y partidos en España

¿Qué se esconde tras el color de un partido político? Los partidos políticos escogen los tonos que van a representarles con respecto a la idea que quieren transmitir a los votantes. En España, los colores de los partidos más representativos son el azul, el rojo, el morado y el naranja.

colores-politicos-2

La intención de los partidos se basa en generar una conexión con el electorado. Las personas que acaban de pasar por la muerte de un ser querido se visten de luto llevando ropa negra, mientras que los que se casan van de blanco el día de su boda. Este hecho crea un sentimiento de familiaridad y cercanía que nos hace forma parte de un conjunto.

Pero, ¿qué idea nos transmite cada color?

El rojo es un color que transmite emociones fuertes y gran energía, el cambio que predican los partidos de izquierdas. Además, en nuestro contexto político europeo representa a partidos socialistas y comunistas , debido a que durante la dictadura de Franco y la época de la posguerra se denominaba “rojos” a todas aquellas personas afines a ideologías de origen comunista. No obstante, en Estados Unidos es utilizado por el Partido Republicano, que es conservador.

Sin embargo, el azul representa calma, serenidad, confianza y seguridad. Es el color utilizado por el Partido Popular y cuya intención seguramente será transmitir una imagen de seguridad a su electorado. Además, aunque en Europa esté asociado con los partidos conservadores, es el tono utilizado por los Demócratas americanos.

El naranja, el caso de Ciudadanos. Refleja excitación, calidez y entusiasmo y busca llamar la atención de la gente. Es un color que se encuentra entre el rojo y el azul, lo que muestra la distancia entre Ciudadanos y el PP y el PSOE, un partido que se encuentra en el centro de una España dividida por el bipartidismo.

El morado es un color asociado a la lealtad, el éxito y la sabiduría. Tradicionalmente ha sido utilizado por la realeza y no suele escogerse por los partidos políticos. No obstante, el partido de Pablo Iglesias ha querido utilizar este tono para demostrar que es un color que puede representar a todo el mundo, sin importar el estatus o condición social, dando a entender que la desaparición de clases es posible.

La elección del color de un partido político no es una decisión que deba tomarse a la ligera, ya que representa nuestra imagen personal y nos ayuda a diferenciarnos del resto de aspirantes políticos. El color es política y comunicación.

1430155978_053130_1430156790_noticia_normalPara mas información sobre esta relación, podéis entrar en este enlace: http://verne.elpais.com/verne/2015/04/27/articulo/1430155978_053130.html

Autora: Carola de la Rosa