Entradas

Discursos políticos navideños

Es durante estas navidades cuando los ciudadanos asistimos en las televisiones públicas a los ya tradicionales discursos navideños.

1482577469_102725_1482612826_noticia_fotograma

El mas conocido es el que el Jefe de Estado, el Rey Felipe VI da a los españoles el día 24 de diciembre a las 21.00 horas siendo el preámbulo de las cenas de nochebuena en nuestro país y sirviendo de referente como mensaje institucional.

Lo que resulta mas curioso, es que estos momentos de celebración, unido a la importancia de la comunicación, da como resultado no solo este solemne discurso, sino también los de presidentes autonómicos e incluso alcaldes, que se multiplican por toda nuestra geografía.

El protocolo institucional que se observa a través de estos discursos navideños, demuestran como se va adaptando a los nuevos tiempos, y cuando antes, consistía en el envío de una carta o sencillamente no lo hacían, ahora realizan elaborados videos.

Estos discursos demuestran como el protocolo puede adaptarse al contexto, como la opción de optar por escenografías diferentes en aras de potenciar el turismo o demostrar el rico patrimonio que poseen.

1483095995_325292_1483132440_noticia_fotograma

Sin embargo, existen otros cargos públicos que prefieren seguir realizándolo en una escenario mas tradicional como es el despacho desde el que trabajan en la institución que representan, rodeado de símbolos institucionales y navideños, como son las banderas, los pascueros o los belenes típicos de las fechas.

En el mismo sentido, no existe un día determinado para publicar estos mensajes; hay algunos que lo hacen el mismo día 24 y otros el 30 o 31, por lo que aprovechan para desear una feliz entrada en el nuevo año.

El mensaje es importante, pero el contexto en el que se dice también ya que lo potencia, siendo esto tarea directa de una herramienta de comunicación que necesita ser legitimada, y que en actos como estos encuentra su espacio y demuestra su beneficio; el protocolo.

En esa comunicación permanente con los ciudadanos que la transparencia genera, el discurso de navidad se ha convertido en un referente, pero no olvidemos que dar ese mensaje, depende directamente de un correcto protocolo a ejecutar, y nos lleva a dos líneas de pensamiento encontradas.

Por un lado, utilizar la formalidad de una institución adornada de navidad para dar un mensaje político, demuestra que aunque algunos desconozcan la importancia de esta herramienta de comunicación, con su forma de actuar, la legitima.

2015122410581863620

Pero a su vez, considero que supone otro aspecto a debatir; el transmitir un mensaje de ilusión, prosperidad y buenos deseos bajo el paraguas de la institución, de los buenos resultados obtenidos o como forma de compromiso de mejorar las políticas el siguiente año, demuestra una vez mas como el protocolo se politiza.

Lo que está claro, es que estos mensajes deberán seguir una línea coherente con los valores de la institución, respetando su solemnidad y no utilizándolo como mero elemento político.

Sigamos visibilizando el protocolo como herramienta tanto institucional como corporativa.

 

 

Debates y Protocolo Político

debateprotocolo.jpg-large

Hoy, muchos son los expertos, profesionales y medios de comunicación que analizan y reflexionan sobre el debate que se realizó anoche con motivo de la campaña electoral en la que nos encontramos sumergidos hasta el próximo día 20 de diciembre.

imagesEl debate, es un macroevento político con una larga tradición electoral, que seguro recordamos, como el celebrado entre los candidatos Nixon y Kenedy, Clinton- Bush o en España Aznar y González, siendo el de ayer diferente al incluir a los candidatos políticos a presidente de dos partidos que actualmente no tienen representación en el Congreso y dejando de lado a dos que si que lo tienen, pero que actualmente son menos mediáticos y sobre los que las posibilidades de conseguir representación, según las encuestas son escasas.

Bajo mi punto de vista, la escenografía fue demasiado fría, con un atrezo que recordaba al de un concurso de televisión, con elementos que se pensaba iban a ser útiles a los debatientes pero que finalmente no se utilizaron, como las sillas altas que proporcionaron (podían dar imagen de debilidad), una opción cada vez mas extendida e incómoda, aspecto que aumenta aun mas la tensión y los nervios cuando toca hablar en público, y que en el caso de las mujeres pueden causar mas de un problema al sentarte con una determinada prenda de vestir como los vestidos y las faldas.

La luz que se encontraba tras el plató principal, con mas de 10.000 leds, era molesta a la vista para quienes lo vimos desde el televisor.

Captura de pantalla 2015-12-08 a las 11.07.21

Con todos estos puntos, considero que en este debate se pensó mas en la innovación como plató de televisión y en cómo daría en cámara, junto con los espacios para prensa, que en la propia comodidad de los candidatos que se jugaban su reputación y el poder arañar unos votos mas.

Fue durante su celebración, sobre todo en el antes y el después, donde se puede observar la importancia del protocolo corporativo y cómo ayuda a transmitir imagen y mensaje, pero también la etiqueta, que engloba tanto el vestuario de los candidatos como su comportamiento durante el mismo, aspectos que han dado mucho de sí en redes y en medios durante su celebración y el día después.

El saludo entre los debatientes, el color de la chaqueta, la falta de ella, el maquillaje,  reírse de lo que exponen los otros candidatos, la sonrisa y un sinfín de otros aspectos en detalle, conforman la etiqueta.

5665dfd125d32.r_1449531249008.0-18-975-520Ya la cámara en el coche que cada candidato llevaba, nos enseñó su colocación protocolaria. Al llegar a las instalaciones donde se celebraba el debate, los anfitriones, que eran el presidente de Atresmedia y de Antena 3, les recibieron a pie de coche, donde se saludaron y pasaron a hacerse una fotografía conmemorativa del momento, colocados en alternancia, ocupando el puesto de honor cada uno de los participantes como invitados honor a las instalaciones.

La nota diferenciadora la puso Soraya Saez de Santamaría quien, al salir del coche, antes de continuar con el programa preestablecido por los anfitriones, se acercó a saludar a Andrés Herzog, quien se encontraba allí con un grupo de militantes y simpatizantes de su partido, disfrazados con caretas con su cara a modo de protesta por no haber estado incluido en este debate a 4.

Soraya1

Tras ella, pusieron camino a los espacios habilitados para cada equipo asesores (War Room),  a quienes podemos denominar séquito técnico que acompaña al invitado de honor.

En este acompañamiento, primero observamos a los anfitriones con el candidato, seguido de su séquito técnico, siguiendo una presidencia en alternancia impar, menos en el caso de Pablo Iglesias, ya que Iñigo Errejón ostentó la 2 posición como invitado de honor, quitando protagonismo al candidato que va a debatir.

Tras  acomodarse en las War rooms, tocaba uno de los momentos mas importantes que también estaba regido por el protocolo corporativo; la foto de los 4 candidatos con los presentadores.

Las posiciones de cada candidato, seguía el criterio que se sorteó para ocupar los rectángulos del escenario, dejando a los presentadores la presidencia par de la fotografía. Sobre la precedencia en la foto, Vicente Vallés ocupaba la 1º posición,tal vez por estar en Antena 3 (cadena en la que Vallés es presentador).

31

Por tanto, si me preguntan quien ganó el debate, está claro que el protocolo fue ganador al demostrar sus beneficios en este macroevento político. El debate, nos hizo ver durante su celebración que el protocolo, en este caso corporativo – político, es un elemento de la comunicación que ha estado presente y ha colaborado en la unidad, la reputación de la empresa organizadora y en el propio desarrollo del mismo. Una secuencia protocolaria estudiada que enseña su importancia en la imagen que proyecta y que suma en definitiva al mensaje que se quería transmitir; un paso mas hacia la mediatización de la política en campaña electoral a través del medio mas poderoso, la televisión.

Cultura de campaña electoral

votando

Las elecciones son el proceso democrático por excelencia para conseguir representación y que  la población proceda a llevar a cabo uno de sus derechos como ciudadanos; elegir a sus representantes.

Para llevar a cabo estos procedimientos, cada partido deberá diseñar una campaña electoral acorde a los objetivos que persigue, un diseño, que en el desarrollo de los comicios dentro del Siglo XXI, se ha fijado mas en el cortar y pegar de otras campañas, como un estudiante que plagia sus trabajos,  que en la elaboración desde cero de las mismas.

En España se ha asentado una tendencia  hacia el  calco de todo lo bueno que vemos que funciona en otros países democráticos, incluso alguno cuyo sistema político es dictatorial, sin percatarnos  del potencial que en nuestro país existe para diseñar y organizar campañas electorales.

1305035287_2

Nos solemos fijar en aquellas campañas modelos de éxito pero olvidamos que los sistemas políticos son diferentes y que el realizar una fotocopia de las mismas, no tiene por qué conseguir un éxito asegurado cuando  los elementos y el contexto difieren.

El diseño de campañas en los 80 y principio de los 90 rompe con la manera de llevarlas a cabo hoy en día, donde los slogans se repiten, la cartelería nos recuerda a otros candidatos y los mensajes suenan a disco rayado.  Esta manera de actuar, nos lleva a poder hablar de la carencia de cultura de campaña  en nuestro país.

11011201_10152638328686121_7112980311003093032_n

Está claro que en la creatividad bisociativa tiene cabida lo que ocurre con la americanización de las campañas, tiene su justificación, pero la falta de originalidad propia provoca que la ciudadanía asocie todas las campañas con lo mismo, cuando la búsqueda de la diferenciación ha sido una de las claves para conseguir movilizar al electorado y la demostración de que hemos hecho una campaña de repetición, también repercute negativamente en la reputación del partido.

sumat-al-canvi sumate al cambio

Solo hay unos comicios en los que la creatividad propia se refleja; los locales, aquellos en los que los presupuestos son casi nulos y hay que jugar con la originalidad y los medios con los que se cuentan para organizar la campaña, que también es cierto, se basan mas en  el personalismo que en las propuestas, preferencia que comienza a reflejarse en los grandes partidos, donde últimamente el ser más guapo que el rival rasca votos y titulares de prensa.

Diseñar una campaña desde que se tiene la idea, valiéndonos de la originalidad y pensando en cada uno de los factores necesarios, crean campañas a medida con muy buenos resultados. Aun teniendo las llamadas nuevas tecnologías de nuestro lado, lo que se hace es copiar modelos anteriores o elementos muy exprimidos debido al éxito de su utilización.

hqdefault (2) ciudadanos-saca-2-escanos--644x362 maxresdefault

Esta falta de cultura de campaña necesita des- aprender y empezar a crear sus propios paradigmas,  utilizando las nuevas herramientas al servicio de la sociedad de la información y estimulando una creatividad que no sólo se base en la imitación.

Bajo mi punto de vista, España ha destacado en otros aspectos en referencia a la comunicación política, pero en tema de campañas, queda mucho por hacer. Éste será el mayor reto de los consultores políticos de esta era, crear una cultura de campaña original y reconocible.