Entradas

Visitas oficiales y visitas de Estado

Hablar de política en ocasiones es hablar del poder, de los líderes mundiales y de cómo gestionan las relaciones entre ellos.

epn-polonia-7.jpg

Dentro de los tipos de encuentros de poder político entre mandatarios que influyen directamente en las relaciones institucionales, económicas y políticas de los países que se interrelacionan, se encuentran las visitas de Estado y las visitas oficiales.

Existe mucha confusión entre ellas,  incluso se obvia en ocasiones el uso de las definiciones justo por ello, utilizando el término “cumbre” que es mas genérico, cuando significa algo mas grande, donde la multilateralidad y no la bilateralidad es protagonista.

La diferencia entre ambos tipos radica en dos aspectos principales: si es una primera visita y el asunto de celebración de la misma.

Las visitas de Estado se llevan a cabo, como indica su nombre, por jefes del Estado, invitados por el homólogo en el país. Sólo existe la posibilidad de realizar una a un país determinado mientras no exista un cambio en uno de los dos jefes de Estado que se encuentran.

Conllevan su propio ceremonial y la duración media es de 3 días. Este tipo de visitas se encuentran regidas por el protocolo de bienvenida, diferentes comidas y cenas, itinerarios por las instituciones del Estado, la entrega de algún objeto conmemorativo o simbólico hacia los regidores visitantes y suponen normalmente una mejora en las relaciones bilaterales entre ambos países.

Si hablamos de las visitas oficiales, suponen menos formalismos, menos tiempo y pueden darse múltiples durante un mandato. No sólo las realizan los jefes de Estado, sino cualquier representante o miembro de la administración, del gobierno de un país.

Recordar que en este tipo, no se utiliza sólo la opción de la invitación, sino que tambien hay posibilidad de solicitarla.

Visita de estado-2

Conociendo los aspectos diferenciadores de ambos tipos de visitas, podemos decir que las imágenes que ambas nos dejan para el recuerdo son en muchos de los casos dignas de análisis protocolarios, políticos y de simbología en sí mismas. Se puede apreciar las diferencias culturales, la etiqueta para el agrado mutuo, y hasta las bebidas favoritas de los protagonistas, tal y como se puede ver en la foto a continuación que se encuentra expuesta en el museo de la ilustración y modernidad (MUVIM) sobre las estructuras del poder (damos las gracias a María Sánchez de Mora por enviarnos esta imagen).

WhatsApp Image 2017-10-06 at 12.47.39.jpeg

Este encuentro en Palm Beach, Florida, entre EEUU y China a través de sus mandatarios el pasado mes de abril en un contexto político tenso, es un ejemplo de ello.

En términos protocolarios, la escena que recoge esta fotografía oficial, tiene una estética presidencial sin cesión. El anfitrión es Estados Unidos, y así lo demuestran tanto las posiciones de las banderas como las de los mandatarios y primeras damas.

El color rojo, como símbolo de poder en uno y de éxito en otro, es el predominante en la escena, incluso en la vestimenta de FLOTUS (First Lady of the United States), la 1º dama norteamericana. Su homóloga, optó por un atuendo mas acorde a su cultura, con guiños orientales.

Pero si hay algo curioso en esta fotografía, es la elección de las bebidas que toman mientras tienen este informal encuentro. Refresco con cola por un lado, té por otro, lo que me da pie a realizar dos preguntas antes de terminar este post:

¿Qué bebida es mas protocolaria?

¿Visita oficial o de Estado?

 

 

Imagen de la semana: cumbre informal

Esta semana, la imagen que hemos escogido en Política y Protocolo tuvo lugar al comienzo de la rueda de prensa que los 4 mandatarios protagonistas de la cumbre a 4 celebrada en Versalles iban a dar.

cumbre a 4 política y protocolo

En un momento determinado, el Presidente español y el Primer Ministro italiano, confundieron los atriles que les correspondían a cada uno de ellos, otorgando al personal de protocolo un momento estelar de tener que intervenir para que la escena quedara correcta y no hubiese susceptibilidades.

La presidencia y la precedencia son aspectos protocolarios que transmiten imagen y contextualizan mensajes, y si no se han implementado de manera correcta, el mensaje puede ser malintepretado.

En este caso concreto, una presidencia a 4, donde los representantes de Francia (anfitrión) y Alemania ostentan las posiciones mas importantes, dejando a Italia la 3º y España la 4º. Aún con esta colocación, queda clara la fortaleza de los países mediterráneos al participar en esta importante reunión europea.

Aunque en cada atril encontramos la imagen de las banderas de la Unión Europea y el país al que representan, la simbología de las banderas justifica como elemento perfecto enmarcador el objeto principal de esta reunión; el futuro de la Unión Europa, donde la bandera de esta organización podemos decir “abraza” a las de los países participantes.

Un aspecto que si es curioso resaltar es el rotulado de los atriles: junto a las banderas, vemos cómo han denominado a esta reunión “cumbre informal”, los países que forman parte de ella, la fecha y el lugar. Todo ello, en cada uno de los idiomas principales de cada país y ordenando los países en su enumeración por orden alfabético según su lengua. Esta relación va en coherencia con la colocación según precedencias que en la UE se lleva a cabo de los países miembros. 

Poliproto cumbre versalles.

De ahí la importancia de esta herramienta de comunicación, no dejemos en el olvido los detalles que ayudan a crear escena y donde la presidencia debe comunicar por si sola.

Recordad que podeis enviarnos vuestras fotos de la semana para esta sección a través del e-mail info@politicayprotocolo.com o en nuestras redes sociales.

Diversidad y Protocolo

En estos meses, encontramos la celebración de diferentes cumbres internacionales con motivo de la crisis económica e internacional en la que la que actualmente estamos sumergidos.
Cabe recordar que estas celebraciones son actos institucionales, donde lo político, lo internacional y el protocolo, se entremezclan para que todo salga correctamente.

El Consejo de la Unión Europea celebrado los días 28 y 29 de junio, comenzó con la tradicional foto de familia.
Para su realización, punto de partida de las reuniones y discursos, es importante visualizar la escenografía; en este caso, el color corporativo (azul) y la sobriedad han marcado la imagen de una cumbre informal, dicho por los propios mandatarios.

Hay un elemento que particularmente echo de menos en la foto; las banderas.
Sabemos que la Unión Europea tiene su propia bandera que en este caso, solo estaba representada por la imagen en el cartel de presentación.

Teniendo en cuenta el contexto en el que nos encontramos, y la importancia de los asuntos que allí se iban a tratar, pregunto: ¿ No hubiesen ayudado las banderas como elemento integrador y de fortaleza en un acto donde lo importante a resaltar es la unidad y la fuerza que toma la Unión Europea en asuntos económicos y de empleo?
La unidad, representatividad y diversidad características de las banderas en un acto internacional, hubiesen dado una imagen de cohesión y ayuda en las relaciones entre países europeos.

Pero este Consejo también ha dado pie a que haga otra reflexión, esta vez sobre el lenguaje de la Unión Europea.
Os muestro un vídeo del que tuve conocimiento cuando asistí a ACOP Bilbao 2012, y de la mano de Cristina Gallach:

Si para algo tan sencillo existe esta multitud de lenguas para decirlo, cuando dentro de la propia UE hay dirigentes que no conocen mas idioma que el que se habla en su país y en determinados momentos del Consejo no pueden estar acompañados de sus asesores, ¿Cómo consiguen entenderse?

Existe una imagen en la que Monti mientras habla con Merkel, es interrumpido por Rajoy y éste hace un gesto que para nuestra cultura, significa “hablamos mas tarde”.
Sin duda, la comunicación por señas es la principal en la UE.
En cierto modo es entendible para todos, pero cabe recordar que debemos tener cuidado con las diferencias culturales existentes entre las personas que se encuentren en una misma conversación.
Los gestos, forman parte de la comunicación no verbal, y dentro de esta, la intercultural. Lo no verbal contiene elementos universales, pero también gran cantidad de signos particulares de cada lugar.

El tener de antemano conocimientos culturales de las personas con las que te vas a reunir, es algo positivo a la hora de comunicarse con ellos. Por culpa de un solo gesto, puedes echar a perder toda una negociación por los diferentes sentidos que puede tener en los países tratantes.

En Bulgaria por ejemplo, el gesto de negar con la cabeza, se realiza moviendo la cabeza de arriba a abajo, justo al contrario que nuestro gesto para decir que sí. Me consta que no sólo en este país realizan esta práctica.
Incluso el gesto universal de “Ok” tiene multitud de formas diferentes de realización, y el gesto español, en otros países, tiene significados totalmente opuestos; este mismo gesto es un insulto en Brasil y significa dinero en algunos países orientales.

Por tanto, considero que sería un factor a tener en cuenta el estudio por parte de los representantes de la cultura gestual de los países que visita y de las personas con las que se relaciona para demostrar educación, respeto y diversidad, y así no “meter la pata” por culpa de un solo gesto, ya que al igual de las imágenes, valen mas que mil palabras.