Entradas

Debate como show político

 

Campaign 2016 Debate

La pasada noche tuvo lugar el segundo debate presidencial norteamericano, tras una semana en la que el candidato republicano ha estado en el ojo del huracán y que han supuesto un duro golpe en los indices de popularidad de Trump.

Podemos calificarlo como un elemento mas del show político. Un evento en el que estamos acostumbrados a que los candidatos se den cordialmente la mano al comienzo, nos sorprendió cuando esta acción solo se pudo ver a la finalización del mismo, lo que revelaba la tensión que estaba por vivirse durante la hora y media que duró el debate, donde las propuestas políticas quedaron en un segundo plano en favor de los ataques personales.

_91744439_re035788627

 

Si analizamos el evento en sí, se observan aspectos que lo hacen genuino. Aparte de la fecha y el lugar de celebración, el formato del mismo en el que se intercalaban las preguntas del público asistente con los ataques entre candidatos, le dan un toque diferenciador al compararlo con el celebrado hace dos semanas.

La escenografía, con la trasera de la Constitución norteamericana, incluye dos cambios significativos; De un lado, ya no es un sólo moderador, sino dos los que se encargan de dar dinamismo a este evento de hora y media de duración y los que hacen cumplir los tiempos marcados por producción. De otro, los atriles con iluminación que se encontraban en la zona presidencial, han dado paso a dos mesas y dos sillas altas en las que los candidatos podían apoyarse durante el tenso debate, elementos que han servido mas como atrezo que como apoyo a los discursos, ya que los candidatos han preferido pasear por todo el escenario mientras intervenían.

305020848_0-5_20161010052341-kxl-656x460lavanguardia-web

Aunque el protagonismo debe situarse en la zona presidencial del evento, en este caso, la asistencia de público general unido al espacio reservado que ocupaban las familias de los candidatos y el contexto sobre lo intimo y personal de cada uno de ellos, ha hecho que este se disperse por toda la escena, restando esa potenciación de mensaje que si que se pudo apreciar en el debate anterior.

La escena fortalece la transmisión de mensajes, siempre que todo el conjunto se encuentre en sintonía, elemento que por desgracia, no se ha cumplido en este debate presidencial tanto por los discursos y ataques de los candidatos, como por la incomodidad de la zona presidencial del evento en sí. Las sillas altas, considero que pueden resultar visualmente muy estéticas en los eventos, pero a su vez, son un enemigo acérrimo de lo práctico y la comodidad de quienes deben usarlas.

En definitiva, un evento que en algunos momentos ha llegado a aburrir a la audiencia y donde la frialdad y poca versatilidad del escenario han apoyado que tengan mayor protagonismo los familiares que acompañaban a los candidatos, perdiendo la esencia política ideal y dando paso a tendencias basadas en el infoentretenimiento.

_91743865_af035788697

Veremos que nos depara el tercer y ultimo debate presidencial.

Eventos políticos: Debate presidencial

 

img_3511El evento electoral mas mediático y que genera mayor repercusión en el desarrollo de una campaña electoral, es el debate entre candidatos.

El poder ver y escuchar en directo a los candidatos hablar sobre sus propuestas, como se desenvuelven en una situación de estrés y sus habilidades en cuestiones de oratoria unido a la imagen que proyectan, hacen de la celebración de este evento macropolítico un factor determinante en la percepción que la ciudadanía tiene sobre los partidos, los candidatos y que puede repercutir en la decisión de voto final.

Si debemos resaltar alguno debido a la actualidad, es el primer debate presidencial de los tres que tendrán lugar en la campaña norteamericana protagonizada por Donald Trump y Hillary Clinton, convirtiendose en el mas comentado de la historia de este formato de evento electoral. Republican U.S. presidential nominee Donald Trump speaks as Democratic U.S. presidential nominee Hillary Clinton listens during their first presidential debate at Hofstra University in Hempstead

 

Mucho se ha escrito y hablado de los mensajes de los candidatos, de los ataques mas o menos certeros, de la vestimenta, y un sin fin de otras cuestiones, pero también debemos resaltar la importancia del protocolo y de la escenografía del mismo debate y la función de contextualización que conlleva.

Está claro que no se deja mucho lugar a la improvisación en la realización de estos eventos debido a lo que se juegan con la participación de los candidatos en ellos.

Una escena cuidada al mas mínimo detalle, donde la tradición del discurso y lo moderno como el teleprompter se entremezclan. Colores azules, que recordemos que es el que se sugiere en telegenia para dar una mejor imagen en cámara y proyectar tranquilidad, templanza y serenidad a través de las cámaras, unido al rojo del círculo que hacia doble función, por un lado, encuadrar el símbolo americano de la estrella, y por otro, determinar la zona protocolaria de presidencia del debate, donde los atriles terminan de dar esa solemnidad que el debate irradia y centrar la atención de la escena principal, enmarcando los candidatos en sus intervenciones.

La posición e intervención del moderador, considero que fue excelente, explicando al comienzo cómo iba a desarrollarse el debate, el ceremonial del mismo, y quedando en una segunda posición, dando todo el protagonismo a los dos candidatos que protagonizaron el debate, quedando fuera de la escena principal en todo momento.

primer-debate-presidencial-eeuu-hillary-clinton-trump-1920-11

El guiño patriótico de los colores y símbolos utilizados en la escenografía toma su determinación con la que considero una trasera muy acertada, con frases de la constitución norteamericana, la base normativa del país sobre la que se asienta el sistema político y la democracia, que en definitiva, estaban continuando con la celebración de estas elecciones y directamente, con este debate.

Recordemos que el objetivo primordial de este evento es resaltar al candidato y sus posibilidades, mostrar una imagen positiva y de preparación suficiente, acorde al contexto político y a la ideología de su partido con el fin de empatizar con la ciudadania y conseguir un mayor número de votos.

Para conseguir esos objetivos, la escena y el desarrollo de todo el evento debe estar perfectamente gestionado y ejecutado.

Por tanto, la comunicación no verbal del debate también conlleva la propia escenografía en la que se desarrollan sus actuaciones y el ceremonial del propio debate, justificando una vez mas, la importancia de los eventos y el protocolo como herramientas de potenciación de los mensajes y como elementos indispensables de la comunicación, en este caso, política.

gettyimages-610601742-1024x683

Política de café con leche

1330255591_0

Ya son varios meses los que España se encuentra en desgobierno, habiendo pasado por dos procesos electorales y donde la preocupación por los partidos políticos se convierte en una constante que nos lleva a reflexionar sobre cómo podríamos solucionarlo.

Momentos donde la desafección política empieza a oscurecer términos como el avance de un país que se encuentra en un punto de no retorno, del cual, está siendo casi imposible salir, tanto por los resultados fallidos de las negociaciones como por la confrontación constante.

Cabe reseñar que esta situación provoca la apatía de la ciudadanía y demuestra que la expresión tiranía del poder, puede convertirse en una situación real, y mas cuando somos espectadores de que la comunicación entre los llamados grandes partidos se basa en negociaciones infructuosas que saben a fracaso para todos.

Solo el pensar en tener que afrontar unas terceras elecciones que es a lo que nos está llevando esta situación política,  hace que la ciudadanía desconfíe aun mas de la llamada clase política y de sus propuestas electorales, de todas las palabras y promesas que unos días antes les hacían a los ciudadanos para persuadirlos y conseguir su voto en sus encuentros, mitines e intervenciones en medios.

GRA026 MADRID, 10/08/2016.- El presidente del Gobierno en funciones y del PP, Mariano Rajoy (i), durante la reunión que mantuvo hoy en el Congreso con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que le ha exigido una fecha de investidura y seis condiciones de regeneración democrática para avanzar en las negociaciones. EFE/Ballesteros

 EFE/Ballesteros

Se que no es una situación fácil para de quienes depende salir de ella, pero considero que sería buena opción obviar la política de desgaste y métodos que nos recuerdan a Chomsky y deberían tener en cuenta el hacer política de café con leche.

Esta unión que aunque la primera imagen que nos venga a la mente sea la de una intervención que muchos tacharon de equivocada y bochornosa hace pocos años, hace referencia a la socialización, el compartir y el debatir hasta llegar a una conclusión y bien común, dejando lo individual a un lado, apostando por el desarrollo, pagando la cuenta a medias.

La política de café con leche  supone mejorar también las relaciones que existen entre nuestros dirigentes, políticos de diferentes partidos, donde el sumar sea mas propicio a conseguirse que el restar y el pensar en  la ciudadanía como fin y no como medio, convirtiéndose la ideología en un valor añadido a sus decisiones.

pattern-coffee-foam-milk-cappuccino-background-212240

Se que puede sonar utópico e idealista, incluso dentro de la seriedad y los formalismos, pero si pensaran mas en compartir un café, posiblemente tendrían puntos de vista diferentes del problema y pudiesen abordarlo hacia otra dirección en vez de tornarse hacia donde nos llevan, unas terceras elecciones.