Entradas

Desvirtualización del protocolo

gettyimages940592724-db9ab9c2d87d1415f65f663dc45e4743-1200x600Estos días donde el denominado “choque de reinas” ha colapsado los medios de comunicación y traspasado fronteras, hemos podido ver como todo el mundo sabe y habla del protocolo.

Este término entre otras cosas, ayuda a transmitir una imagen en medios aplicando una serie de técnicas y procedimientos, con el fin de conseguir un posicionamiento estratégico por parte de la empresa, institución o las personas que forman parte de ellas. Sin embargo, vemos que lo que vende es la incorrección, es decir,  todo lo contrario de lo que hacemos, quedando demostrado uno de los problemas que la profesión tiene: su desvirtualización.

La profesión de técnico en protocolo ha salido a la opinión publica, demostrando que su conocimiento se tergiversa o malentiende una vez mas, lo que da como resultado una interpretación totalmente errónea que también se complementa con la asociación de valores y términos que poco o nada tienen que ver con esta disciplina actualmente.

Sin-título-6

Uno de los aspectos con los que mas problema veo es que tomamos visibilidad sólo para preguntar por momentos puntuales que suceden en Casas Reales o donde miembros de estas instituciones asisten, como si esta disciplina fuera tan encorsetada que solo ellos pueden ostentarla y deben cumplir con las normas a rajatabla cuando ha quedado demostrado que el protocolo va mucho mas allá y que nos afecta directamente a todos.

El protocolo sale a la luz a raíz de la critica y lo que se sale de lo denominado “políticamente correcto”. No es el comentar por qué una reina puede hacer un mal gesto pero si es cierto que esto nos ha  vuelto a poner en una casilla de salida mediática, aunque haya que hacer mucho aun.

No nos quedemos con precedencia y presidencia, veamos mas allá. Cabe decir que a nivel institucional existen normativas, a nivel social tradiciones, y a nivel de comunicación, supone hablar de elementos estratégicos que afectan a la imagen. Estos tres perfiles, forman parte del protocolo y su correcta implementación.

protocolo-destacada

Surgen nuevas herramientas, nuevos espacios y nuevas formas de colocación y vestimenta que denotan cómo el protocolo es imagen, es normativa, es tradición, es comunicación y también es estrategia, pero se desvirtúa cuando solo interesa lo real, lo monárquico y se asocia únicamente a esto.

Bajo mi punto de vista, es necesario crear y diseñar campañas de promoción y visibilidad en el sentido correcto, donde no valga echar la culpa a los medios o a la sociedad, como si fuéramos unos incomprendidos. Situaciones que dependen de nosotros y son para nosotros, una profesión que se debe defender en todo su conjunto.

6 años de Política y Protocolo

Hoy 4 de enero, ¡Cumplimos 6 años! No imaginábamos que el primer post escrito titulado Carta a los Reyes Magos, iba a ser el comienzo de un proyecto tan emocionante y lleno de retos.

6 años, 2192 días en los que nos ha dado tiempo a multitud de cosas:

  • 300 post
  • 5 premios internacionales
  • 5000 seguidores
  • 200.000 visitas
  • 96.000 visitantes

Incluso este blog ha dado nombre a una nueva empresa dedicada a la consultoría política e institucional, con la cual hemos participado en conferencias, eventos, campañas electorales y asesorado a ayuntamientos y cargos públicos en comunicación, imagen pública y etiqueta.

Esperamos seguir contando con vuestro apoyo y cariño.

Estamos a vuestra entera disposición

¡Por muchos más!

 

Reglas fundamentales para organizar una comida de empresa

comida de empresa

Si está pensando en organizar o acudir a una comida o cena de empresa este artículo le interesa.

Las comidas empresariales sirven para promover las relaciones personales entre los empleados de una misma empresa o entre personas de diferentes compañías que tratan de llegar a un acuerdo. El fin de estos encuentros, más casuales que las frías reuniones de trabajo, es relajar el ambiente del ámbito laboral y conocerse un poco más dejando atrás las puertas de las oficinas.

En este caso, podemos encontrarnos ante dos tipos de situaciones: en la primera de ellas, deberíamos de organizar el encuentro, mientras que en la segunda, acudiríamos al evento como invitado. En ambos casos, debemos comportarnos de forma espontánea pero sin dejar atrás las pautas de protocolo para estas ocasiones.

Debemos seleccionar unos platos que no sean muy pesados y difíciles de comer e informarnos de las posibles intolerancias y alergias de los asistentes para evitar complicaciones de la salud y situaciones incómodas.

comida de empresaAl realizar la reserva se recomienda elegir una mesa redonda o cuadrada para facilitar la comunicación. Además, si organizamos una comida muy seria y con varios asistentes es aconsejable ubicar en la mesa varias tarjetas con el orden de los invitados ordenados según el protocolo. Sin embargo, en el caso de comidas más informales se puede prescindir de los tarjetones que indican el nombre de los asistentes.

“Llegar tarde no es una falta de tiempo sino una falta de respeto”. Es muy importante acudir a tiempo al evento a no ser que por causa de fuerza mayor no podamos evitar el retraso, en cuyo caso, se debe avisar del imprevisto ocurrido.

En cuanto al alcohol, sí, se puede beber, pero ojo con pasarse porque podemos dar una imagen que repercuta negativamente sobre nuestra carrera profesional.

Es de mala educación estar mirando el móvil y contestando al teléfono durante una comida. No obstante, si recibimos una llamada urgente podremos contestar.

Otra sugerencia para este tipo de encuentros es permanecer sentado hasta que se terminen los postres. Evita levantarte para ir a fumar, retocarte o para ir al baño constantemente, a excepción de aquellas ocasiones que por motivos médicos o de salud debamos de acudir al aseo.

Cuando llega la hora de pagar la cuenta, esta corre siempre a cargo del anfitrión o de la empresa que ha organizado el evento. Tras los postres, lo ideal es que el anfitrión acuda a la caja para abonar la factura evitando así situaciones incómodas con el resto de invitados.

En conclusión, las comidas de empresa son una de las formas que más utilizan las compañías para facilitar la comunicación y la interacción con directivos de otras empresas y con los propios empleados. Las comidas de negocios son una herramienta de “networking” tradicionales que funcionan muy bien para ampliar oportunidades de negocio.

 

Carola de la Rosa.