Entradas

Imagen de la semana: cuestión de chaquetas

Esta semana no podíamos dejar sin hacer referencia al cambio de vestimenta con el que Pablo Iglesias, líder de PODEMOS, nos ha sorprendido en sus intervenciones en el Congreso.

Pablo iglesias Chaqueta poliproto

No sólo por su dialéctica, también por su vestimenta, considerada correcta o no, adecuada a cada momento, bien es cierto que este político ha ocupado portadas y artículos en prensa.

Desde la opción de ir con esmoquin a los premios Goya, a optar por una camisa arrugada blanca y pantalón vaquero para asistir a una audiencia con el rey Felipe VI, Iglesias ha dado mucho que hablar dentro de la moda, las tendencias y la imagen política.

Esta imagen diferente tiene un sentido claro; demostrar con coherencia que otra política es posible donde los trajes de chaqueta y la vestimenta tradicional da paso a otros valores; contempla la diferenciación este personaje político y su partido contrastando con los demás.

Poco a poco, ha ido incluyendo otros elementos en su indumentaria; corbatas en sus intervenciones por ejemplo, pero esta semana es la imagen de política protocolo por haber optado por el uso de la chaqueta para sus intervenciones, respondiendo a la petición que su madre le hacía de verle mejor vestido.

El uso de una etiqueta determinada comunica un enfoque y un mensaje dentro del contexto.

¿Habrá que adaptarse al contexto, o este deberá evolucionar?

Imagen de la semana: entre lo políticamente correcto y lo correcto políticamente

Esta semana nos ha sorprendido la actitud del presidente norteamericano en su encuentro con Angela Merkel, a la cual, hizo caso omiso cuando le preguntó si para la prensa, se daban un apretón de manos.

Esta actitud demuestra una falta de respeto a su invitada, peor por otro deja patente su visión y punto de vista sobre la mujer, que ya descubrió en campaña.

Dar la mano es sinónimo de respeto, entendimiento y negociación, por lo que la falta de éste, demuestra la escasa empatía con la prensa que Donald Trump tiene y deja en evidencia la mala educación al negar un gesto internacional como es el apretón de manos.

Posiblemente fuera una acción estratégica, o tal vez una muestra de supremacía sobre la canciller alemana, como una de las mujeres mas poderosas del mundo.

¿Veremos respuesta en Twitter a esta actitud?

La imagen contrasta con la otra visita que el pais norteamericano ha tenido, esta vez por parte de Mohammed Bin Salman, hijo del actual rey de Arabia Saudi y ministro de defensa del país árabe. En este encuentro, si que hubo un apretón de manos entre ambos mandatarios.

MBS Trump

Esta semana debemos resaltar otra fotografía vista en Málaga, con motivo del comienzo del festival de cine en la ciudad andaluza, al que ha asistido Albert Rivera, presidente de ciudadanos con parte de su equipo.

Su asistencia ha quedado ilustrada con la siguiente fotografía.

Rivera Festival Malaga

Con aires de actor o modelo, esta fotografía ilustra la importancia de la imagen del político, unido a la personalización de la política y lo que Mazzoleni llama la Política pop (tendencia en comunicación política en la que todo lo que rodea la política y los candidatos, se trata como entretenimiento mas que como política.)

Antoni Gutiérrez Rubi en este artículo expone un ejemplo actual de lo que la política pop supone. 

Esperamos vuestros comentarios y si queréis participar en esta sección, no dejéis de compartir alguna foto con nosotros, estaremos encantados de publicarla en la imagen de la semana.

 

Friday Free: cuando el dress code laboral rígido pierde valor

Durante el último mes hemos sido testigos de una serie de acontecimientos en el panorama internacional relacionados con la etiqueta en la empresa. Tras las declaraciones de Trump en las que exigía a sus empleadas que “se vistan como verdaderas mujeres”, el pasado martes tuvo lugar en Reino Unido un debate parlamentario sobre el uso de los tacones durante la jornada laboral.

El debate tuvo lugar porque Nicola Thorp, una antigua trabajadora de la empresa Price Waterhouse Cooper (PwC), fue despedida porque se negó a llevar tacones para ir a trabajar. Thorp inició una campaña de recogidas de firmas para que el Parlamento británico declare que las empresas no pueden obligar a sus trabajadoras a llevar zapatos de tacón, alegando que la utilización de este tipo de calzado puede perjudicar la salud de las trabajadoras.

Nicola-Thorp UK tacones

Si bien es cierto que deben existir pautas de etiqueta y vestimenta en la empresa para mejorar el progreso profesional, los directivos deben tener en cuenta la salud y la comodidad de los trabajadores a la hora de implementar un código de vestimenta.

En los últimos años muchas empresas han optado por implantar políticas de vestuario más flexibles, especialmente en las pequeñas y medianas empresas. El surgimiento de las empresas lideradas por jóvenes emprendedores ha propiciado una revolución de la vestimenta en el mundo de los negocios. Lo ideal es que los códigos de vestuario se adapten y evolucionen, modernizándose pero ajustándose a la filosofía de la empresa.

Entre las ventajas de estas medidas, destaca el incremento de la productividad de los empleados y de la comunicación entre los diferentes niveles jerárquicos de la organización, como consecuencia del aumento de la comodidad. Asimismo, las políticas de vestuario más tolerantes permiten un contacto más cercano con el cliente, favoreciendo las relaciones y el contacto con el público.

zapatoscalle111

Esta tendencia ‘casual’ ha implantado en muchas organizaciones lo que se conoce como Friday Free, que consiste en que los empleados puedan vestir de manera informal todos los viernes.

No obstante, antes de establecer un código de vestimenta debemos estudiar cuáles serán las consecuencias del nuevo ‘dress code’ informal. Debemos de tener en cuenta que no podemos rebasar ciertos límites, ya que esto supondría un deterioro de la imagen corporativa de nuestra empresa.

En definitiva, el vestuario de cada trabajador dependerá en todo caso del tipo de empresa en la que trabaje. No es lo mismo trabajar un periódico que en un banco o en una tienda de dependiente.