Entradas

Errores en Protocolo 2

El protocolo tiene el papel de ayudar a la organización y gestión de un acto o evento determinado para que salga a la perfección. Esta función puede verse perjudicada por un detalle ínfimo, el cual influirá de manera directa o indirecta en tu reputación como profesional y que resulte dañada, al igual que de la institución u organismo al que se represente si sucede un error de protocolo. Pero ese detalle, hay veces que no depende del responsable, si no del representante que se encuentra como protagonista en el acto o evento. Un mal, día, un olvido,un traspiés, mal gesto, incluso un ataque de risa en un acto institucional o de cualquier otra índole donde el protocolo oficial marque los tiempos y las formas, puede hacer que sea un acto recordado siempre por el ese preciso momento que se sale del protocolo.
En esta segunda entrega de errores políticos, veremos que no siempre es culpa de los responsables de protocolo que se cometan fallos.

Inauguración Londres 2012

Los Juegos Olímpicos son un evento dentro del mundo del deporte que se lleva celebrando desde la antigua Grecia.
Se caracterizan no sólo por la organización cada 4 años de múltiples campeonatos deportivos, si no tambien por lo que supone en las ciudades que realizan su celebración; se convierten en referencias mundiales y sufren un cambio urbanístico y cultural hacia la consecución de una identidad propia y conocida mundialmente.
El caso de Barcelona es un ejemplo perfecto.

Los Juegos Olímpicos tambien conllevan la celebración de un acto ceremonial de inauguración digno de recordarse con el paso del tiempo.
Si analizamos la secuencia de la inauguración de Londres 2012, acto que Danny Boyle organizó, vemos diferenciadas varias partes a modo de introducción de los actos protocolarios, que tambien se adaptan a cada ciudad, implantando su personalidad:

  • Repaso a sus logros sociales y políticos en temas de sindicalismo y mejora de condiciones laborales, incluída la inserción de la mujer en el mundo laboral.
  • Homenaje a su sistema de sanidad y a los creadores de la ecografía junto con una mención a la literatura infantil.
  • Pasamos de la era de la industrialización a la era digital mediante una historia de amor entre adolescentes surgida a raíz de la pérdida de un móvil y ambientada por música inglesa, donde encontramos grandes iconos de todos los tiempos. Esta parte sirvió para introducir un homenaje al creador de Internet, Sir Tim Berners-Lee.
  • Fuimos espectadores de una mención a la vida, con la realización de una coreografía bañada por el sol y el polvo e introducida por fotografías de personas fallecidas enviadas por sus familiares para ese momento.

Cabe señalar la clave de humor puesta en manos de James Bond y su entrada en helicóptero en el estadio acompañado de la Reina Isabel II y el skecht de Rowan Atkinson “Mr. Bean” soñando con la película carros de fuego, y la banda sonora del evento a manos de Mike Oldfield.

Lo anteriormente expuesto, dió paso a la entrada los 205 comités (204 países y un comité con atletas independientes), todo un crisol olímpico bañado por el color y unido por el deporte.

Como curiosidad en la entrada de los atletas, podemos hablar de sus vestimentas; Italia fue vestida por Armani, Jamaica por Cedella Marley, Inglaterra por Stella Mccartney y Estados Unidos por Ralph Lauren. España, por su parte, fue vestida por Bosco. La inserción por primera vez de mujeres atletas en todos los comités participantes, es el gran logro internacional de estos Juegos.

A continuación, llegó el momento de la parte protocolaria; discursos de bienvenida por parte de un representante del país de celebración y el presidente del COI, el juramento de atletas, árbitros y por primera vez en la historia entrenadores, y la entrada de la antorcha olímpica, traída a través del Támesis por David Beckham. En esta ocasión, el relevo final se dió a 7 jóvenes promesas del deporte inglés. La duda sobre que portaban los niños que acompañaban a cada uno de los comités en su entrada, se resolvería en este momento; formaban parte del pebetero olímpico, donde 205 fuegos se convertirían en uno sólo, “inspire a generation” se convertiría en el lema de Londres 2012.

Esta gala de inauguración ha dado pié a diferentes curiosidades a comentar como la exquisita puntualidad en el marcaje de los tiempos del acto, el marcaje del paso de los atletas al estadio conseguido mediante sonidos de tambor y la estampación en los vestidos de las portadoras de los nombres de los comités de caras de londinenses del dia a dia de la ciudad, a modo de agradecimiento a toda la poblacion de la ciudad por las molestias causadas por la celebración de los Juegos Olímpicos.

Bajo mi punto de vista, fue un acto excepcional, donde la organización fue sublime, las partes bien diferenciadas, una banda sonora exquisita y pese a las diferentes opiniones suscitadas por una parte sobre el egocentrismo inglés y por otra sobre la magnitud y genuinidad del acto, conseguirá perdurar en la memoria de todos los que pudimos disfrutar del mismo en directo como una inauguración soberbia.

Protocolo Político

El protocolo siempre se han relacionado con el saber estar, cómo poner la mesa y cómo vestir correctamente, en definitiva, con prácticas habituales de personas con un alto nivel adquisitivo. Realmente, esta clase alta es la que le dió la popularidad al término y a su ejecución, llegando a considerarlo una práctica anticuada, anclada en las jerarquías sociales, sin dar cabida a pensar que realmente es una disciplina que va mucho mas allá. El protocolo no sólo se refiere a normas de conducta y vestimenta, también conlleva implícita una normativa sobre cómo organizar los actos, los pasos a seguir para su correcto desarrollo. En la receta del protocolo no pueden faltar cucharadas de educación, cortesía y respeto, unidas a tradición y cultura. Son conceptos que ayudan a conocerlo mas al detalle.

¿Existe un protocolo político?

Bajo mi punto de vista, van de la mano. A día de hoy, el protocolo no existiría a los ojos de la sociedad sin los políticos.

No es lo mismo transmitir a la sociedad la imagen de una institución fuerte y consistente en el transcurso de los actos, que una débil y desordenada. Hay que saber utilizar el protocolo en nuestro beneficio y en el de la propia imagen de la institución o del representante político para el que se realicen las tareas protocolarias. Tambien es acertado considerar al protocolo como herramienta de la comunicación política, tendiendo a una difusión positiva si se siguen las pautas predeterminadas y se tiene una estrategia de comunicación y publicidad acertada.
En esa perfección protocolaria, siempre queda un espacio para adaptarlo a cada persona, a cada organismo, a cada político. No se deben dejar entrever dicotomías negativas, todo debe ir en consonancia. Incluso podemos compararlo con el director de una orquesta que sabe cuando deben entrar en acción los instrumentos. El protocolo es igual.

Para seguir consolidando la disciplina y no trasmitir una imagen desfasada, se va adaptando a los nuevos tiempos, va cambiando progresivamente para ser mas moderno e incluir preceptos que hace años resultarían imposibles.
La percepción del ciudadano respecto al protocolo utilizado en los actos políticos, ayuda a transmitir una mejor imagen del mismo, junto con la estabilidad y la modernidad.

En conclusión, hay muchas opiniones sobre el protocolo que se encuentran ancladas entre si es necesario o se puede prescindir de él. A aquellos que piensan que son prácticas obsoletas, les invitaría a utilizarlo, y verían como simplifica el trabajo y los incidentes provocados por los aires de grandeza y superioridad de determinados representantes.