Entradas

El no protocolo

La eterna confusión que existe y alimentan parte de los medios entre el protocolo y el respeto vuelve a darnos un ejemplo de cómo influye en la imagen y reputación de los protagonistas que lo ejecutan o no. 

Donald Trump, Melania Trump, Theresa May, Philip MayCabe recordar que aunque todo se englobe en este término, el protocolo supone implementar una serie de pautas ancladas en la ley, norma y/o costumbre o tradición en una organización o comunidad. Lo mas conocido; la presidencia, la precedencia y el anfitrión, aspectos que se deben ejecutar según corresponda, pero sin olvidar su labor estética y de generación de intangibles. 

Existe otro término que también es conveniente comentar; la etiqueta, que hace referencia tanto a la indumentaria como al comportamiento adecuado en el contexto en el que nos encontremos. Estarán de acuerdo conmigo cuando afirmo que no es lo mismo asistir a una boda que a un cumpleaños, al igual que hacerlo a una recepción oficial o a una reunión con personas de otras culturas, cuestiones que ayudan a hablar de estrategia en sí misma. 

180713_vod_digital_protests_hpMain_4x3_384

Es en este momento cuando entran en acción los llamados valores cívicos y los modales, que a día de hoy escasean y demuestran de nuevo la malinterpretación que existe sobre ellos. 

El respeto, la empatía y la cortesía por citar algunos, juegan en favor de los valores cívicos que un Jefe de Estado debería tener presentes, mas que nada porque también pueden hacer que su imagen se vea repercutida en negativo si falta a alguno de ellos, como se ha podido observar en la reciente visita a Reino Unido. 

Puedo entender que la imagen del presidente norteamericano nos recuerde mas a la de un joven que desestima todo lo relacionado con el sentido común, un valor que ha demostrado inexistente en sus actuaciones, pero lo que no, es el pasar de analizar o documentarse sobre otras visitas de mandatarios para ver cómo actuar, y que ha distado mucho de su comportamiento en la visita a Arabia Saudí.

No se ha roto el protocolo, ni ha fallado, (que por otro lado son expresiones erróneas, ya que éste se cumple o incumple), porque las reglas que se debían llevar a cabo estaban presentes. Lo que ha faltado han sido modales, la falta de asesoramiento y los valores cívicos. 

safe_image

Es por todos conocido cómo se debe actuar ante la Reina Isabel II ante los saludos, las esperas,  los himnos, la revisión de tropas…En el país mas cortés del mundo, no puedes mostrar la descortesía como elemento principal en tu comportamiento, al igual que no cumplir con una tradición. 

Por otro lado, desde el punto de vista inglés, sí ha quedado demostrado que se adaptan al invitado que tengan delante, respete este o no las costumbres de la Casa Real inglesa y sus actos oficiales. Al igual, que la gran forma física de la reina al seguir el paso de un POTUS que irradiaba supremacía con su comportamiento. 

¿Estamos ante un nuevo protocolo? Desde luego que no, hablamos de falta de sensatez y civismo. Lo que si, demostrar una vez mas como la escasez de éstos, dan como resultado, una mala imagen.  

Imagen de la semana: escenificando el Brexit

Esta semana, en Política y Protocolo hemos elegido la siguiente imagen sobre el Brexit y los últimos acontecimientos:

escenificación brexit polipoto

Theresa May, firma la carta dirigida al presidente del Consejo Europeo, pidiendo el comienzo de las negociaciones para la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

La escena de este importante hecho histórico habla por sí sola, donde el simbolismo queda latente: una presidencia única personal (la primera ministra concentrada mientras rubrica este documento que supone el paso a una nueva fase de escisión de Europa), 4 sillas vacías, simbolizando los cuatro estados que conforman el país que gobierna desde hace relativamente poco, la bandera en soledad, sin la de la Unión Europea como estábamos acostumbrados, lo que aporta solemnidad y firmeza a la decisión que la imagen nos muestra, el retrato de Robert Walpole (considerado el primer primer ministro del país) y un reloj que deja constancia de la hora exacta de este momento que ya forma parte de la historia.

Estarán de acuerdo con nosotras en la sobriedad y austeridad del momento que esta fotografía ilustra y donde el protocolo ayuda a contextualizar el importante mensaje de la carta, poniendo énfasis en la acción principal, la de firmar el principio del fin.

Donde la calidez de otras escenas pudieran demostrar arropo por parte de la población a esta decisión, este momento se recordará por la austeridad y el amplio formalismo que proyecta el comienzo del resquebrajamiento de la Unión Europea.

Jubileo de Diamante

En estos días, desde el 2 de junio al martes 5, estamos disfrutando de uno de los eventos especiales mas multitudinarios que hayamos podido ver hasta ahora, que unido a su historia, hace que la majestuosidad sea la característica principal. Me refiero a las celebraciones del 60 aniversario del reinado de Isabel II, soberana de Reino Unido.

La secuencia de todo el evento está dividido en diferentes actos, empezando en Derby de Epsom, donde una de las mayores aficiones de su majestad, la hípica, marcó el primer día de celebraciones.

El acto central se produjo a lo largo del domingo a mediodía; El espectacular desfile fluvial, amenizado con música de diversa índole y culminando con el himno “God save the Queen”.
Abría la comitiva el Spirit of Chartwell, un barco de recreo adaptado donde iba la Reina y su esposo el Duque de Edimburgo a la cabeza de la procesión en el Támesis, y que ha tenido como protagonistas, aparte de a la familia real y personas relevantes del terreno político, cultural y deportivo, a otras 20.000 personas que eran transportadas en hasta 1.000 diferentes tipos de barcos.


El recorrido total ha sido de 11 kilómetros con una duración de tres horas, y del que han podido disfrutar in situ aproximadamente un millón de personas.
Ni el mal tiempo en Londres ha podido con tan espectacular celebración.

Junto a las celebraciones oficiales, encontramos mas de 10.000 fiestas callejeras distribuidas por todo Reino Unido celebrando el “Jubileo de diamante”, donde la bandera, la monarquía y la cerveza son los puntos de unión de los asistentes a estas fiestas urbanas.

El lunes 4, la música se apoderó del país británico, gracias al concierto organizado frente al Palacio de Buckingham, y al que asistió la familia real británica y otras 10.000 personas agraciadas con una entrada.
Estos eventos especiales, también están sujetos a contratiempos, como el ingreso hospitalario del Duque de Edimburgo.
A las 22.30, la Reina Isabel II encendió el Faro Nacional del Buckingham Palace, para dar paso al encendido de otras balizas situadas por todo Reino Unido, hasta llegar a un total de 2012.

La finalización de los actos que se están celebrando en el país, terminarán hoy día 5 con la asistencia a una homilía en Sant Paul, un almuerzo en Westminster Hall y un desfile terrestre y aéreo, que terminará con un saludo de la soberana a su pueblo desde el balcón principal del Palacio de Buckingham.

Como todo evento especial, necesita de una preparación exhaustiva. En este caso, hay que recapitular hasta dos años para contemplar el comienzo de los preparativos de tan espectaculares celebraciones. Únicamente la procesión fluvial, ha supuesto un coste total de 14,8 millones de euros, recaudado a traves de donaciones privadas. El coste del despliegue de seguridad y rescate marítimo, han sido los únicos previstos en los presupuestos públicos.

Este conjunto de actos, sirven de antesala a la celebración de los Juegos Olímpicos, el otro gran evento que se celebrará este año en suelo británico.

Por tanto, y dejando de lado los pensamientos acerca de la recesión que sufre el país,el ambiente festivo es el factor común de todos los británicos en estos días, ya que se celebra uno de los mayores eventos históricamente hablando a nivel internacional y que a su vez, únicamente una nación tan protocolaria puede albergar, Reino Unido.