Entradas

Neuromarketing Político

neuromarketing politica y protocolo

Una de las últimas tendencias dentro del marketing político es la utilización de elementos estratégicos basados en la estimulación de las emociones de los votantes para influenciar en su comportamiento electoral, hablo del llamado neuromarketing.

Y es que esta disciplina anclada dentro de la psicología y la ciencia ha demostrado que el motivo por el que los votantes deciden su voto tiene mas relación con las emociones y los sentimientos que con la propia razón, dejando de lado el sentido común en favor de aquello que nos hace sentir y toca la fibra sensible.

neuromarketing politica y protocoloEl neuromarketing consiste en aplicar una serie de técnicas derivadas del estudio del cerebro, analizando como reacciona éste cuando se estimula de manera consciente y subconsciente para proceder a su análisis y conocer de primera mano cuales son los factores que influyen en el comportamiento del consumidor o en el caso político, el votante.

Según  Nestor Braidot, “el neuromarketing político investiga y estudia los procesos cerebrales que explican la percepción, conducta y toma de decisiones de las personas en los campos de acción de la actividad política. Comprende el conjunto de técnicas destinadas a conocer al electorado para predecir su comportamiento.”

¿Cómo introducimos en nuestra estrategia electoral esta asignatura innovadora? El ensayo a través de mecanismos especializados  que midan la repercusión  de la utilización de una serie de impulsos en las personas, obteniendo resultados de cómo influyen en su cerebro, constantes y comportamiento final, si lo extrapolamos al terreno político, una de las prácticas principales de esta ciencia se basa en la transmisión de emociones a través del discurso como paradigma.

Y es que la apelación a los sentimientos a través del conocido “storytelling”, ha sido una técnica constante en la historia de la comunicación política, pero es a día de hoy cuando el neuromarketing ha tomado fuerza y  demostrado científicamente éstas hipótesis.

neuromarketing

El poder ir sobre seguro a la hora de elegir una determinada estrategia política enmarcada dentro de  toda una campaña, hace de esta herramienta en muchas casos, esencial para llegar al electorado denominado voto útil.

Para poder llevar a cabo un trabajo eficiente en referencia al neuromarketing político, será necesario contar con varios profesionales especializados en diferentes ramas; Psicología, politología, comunicación, análisis y periodismo son algunas de las especialidades necesarias para su ejecución de una manera correcta, por lo que el trabajo en equipo es parte esencial de su desarrollo.

Será en el discurso político, donde deberán de hacer hincapié en la transmisión de emociones que induzcan al votante a percibir a un partido u otro más cercano, más amable o mas empático en definitiva, que es bajo mi punto de vista el factor clave.

Si a través de la estimulación de las emociones podemos generar sentimientos positivos o negativos, podemos generar ilusión y miedo, también nos ayuda a potenciar en los candidatos políticos aquellas habilidades que van  en la línea de la estimulación del votante a través de la inteligencia emocional y los cambios en su imagen para una percepción eficaz y en signos positivos por parte del electorado.

En definitiva, el neuromarketing ha cambiado la dinámica de trabajo a la hora de realizar estrategias electorales, haciéndolas gracias al estudio de la influencia de las emociones en el comportamiento del votante mucho más eficientes y con mayor probabilidad de éxito  final.

Aprovecho para compartir un resumen realizado por educadictos que explica como el neuromarketing ha cambiado el marketing político tradicional.

marketing_politico-neuromarketing-600x465 (1)

Politividad

obama-yes-we-canCuando hablamos de política, concretamente de campañas, se ha generalizado el  uso de  la llamada “americanización”, es decir, el adaptar a nuestros políticos aquellas estrategias que funcionan en Estados Unidos como prueba piloto sobresaliente en este sector.

El llevar a cabo este curioso copia y pega  tiene dos hándicaps que considero bastante importantes;  de un lado, la obvia diferencia entre candidatos que existen en cada país, de otro, el sistema político característico de cada lugar, dos factores que deben tenerse en cuenta sine qua non puede producirse esta reproducción adaptada en comunicación política.

creatividad1Pero si la inclinación hacia la americanización de las campañas electorales es un punto fuerte, considero que hay otro elemento que se debe tener en cuenta a día de hoy y que va en consonancia con la situación actual en la que la austeridad marca por donde pisa. Hago referencia a la importancia que adquiere la creatividad, un principio que extrapolado a la política, podemos denominar “Politividad”.

La politividad es la capacidad de innovar en política a través de la creatividad, derivada de una situación en la que con presupuestos cada vez menores, el público al que persuadir y convencer  y la repercusión mediática obtienen puntos crecientes.

Y es que la politividad aunque debe tener los pies en la tierra, da pie a volar a la imaginación de los consultores responsables de la creación de las estrategias y mensajes que posteriormente cubrirán carteles, vallas, panfletos, folletos y serán motivo de que corran ríos de tinta en las redacciones de los medios, incluso la propia ciudadanía percibirá con resultado positivo aquellas campañas y acciones en las que la originalidad derivada de este concepto se visibilicen.

cat2-700x392

Para estimular la politividad, un procedimiento común es realizar técnicas derivadas del  brain storming, donde al cuadrar los resultados con los objetivos que queremos obtener podemos sorprendernos. El contar con tiempo suficiente que nos ayude a filtrar y limpiar aquellas ideas brillantes que podemos adaptar de las que no, ya que es un procedimiento que no se puede forzar y surge por si solo de cada uno en mayor o menor medida  y poseer un equipo multidisciplinar, con diferentes puntos de vista que debatan acerca de los resultados obtenidos en los procesos de lluvias de ideas  que realizamos son indispensables a la hora de hablar de politividad.

images222Este concepto es muy amplio y necesita estar enmarcado dentro de unos parámetros para obtener unos resultados que podamos luego utilizar. Para poner en marcha la maquinaria de la politividad es necesario conocer cuales son las necesidades  a cubrir y los deseos que se pretenden lograr, información que recibiremos al realizar la conocida escucha activa tanto por parte del electorado como del propio partido y/o candidato.

Será  a raíz de tener estos datos y de haber debatido y reflexionado sobre las diferentes ideas surgidas de estos llamados procedimientos imaginativos cuando daremos rienda suelta a este nuevo término y producir por tanto, una determinada táctica o estrategia a seguir en el proceso electoral.

En definitiva,  la politividad deriva tanto de la inventiva como del conocimiento previo de una situación precisa, en la que la propia genuinidad proviene de la originalidad con la que se lleven a cabo las estrategias previamente creadas.

VoteForBurns

Mezclemos ideas pero siempre desde la imaginación y la originalidad, donde la innovación no tiene por qué ser la creación de algo nuevo, sino la reinvención de un elemento creado anteriormente pero al cual se le pueden dar diferentes usos, obteniendo por tanto diferentes resultados.

Busquemos la inspiración. Mantegamos la politividad activa para conseguir una comunicación política diferente, única y adaptada a los nuevos tiempos.

be original 2 dani

 

Comunicación y Estrategia

consultoria

Las estrategias de comunicación política, los procedimientos y fases que se estipulan con anterioridad para conseguir unas perspectivas determinadas, deben ser lo suficientemente maleable, donde se tenga en cuenta elementos incluidos en un plan b para adaptarse a posibles cambios en el contexto político en el cual se suceden.

Estas estrategias  si las extrapolamos a nivel  estatal, deben tener en cuenta la diversificación existente en su desarrollo, ya que deberán dirigirse a diferentes públicos, con diferentes objetivos a conseguir y con diferentes percepciones del gobierno central.

Dentro de esas acciones comunicativas que en suma dan como resultado toda la estrategia, las que más repercusión causan y las más esperadas, casi como el agua de mayo, son las ejecutadas por el propio presidente del gobierno.

El dilema aparece cuando, esta institución, que representa a todo un país  en el desarrollo de sus estrategias de comunicación, hace el vacío a quien le debe su poder.

RAJOY ESTÁ EN CALI PARA LA CUMBRE ALIANZA PACÍFICO

Sus palabras, alegatos y discursos en cualquier acto son, por un lado,  las de mayor trascendencia, por otro, en este caso concreto, insuficientes a lo que se espera.

Nadie ha dicho que fuera fácil afrontar una crisis en esa posición política, pero la rigidez con la que llevan a cabo su comunicación, hace que la ciudadanía española se sienta desamparada y decepcionada con sus gobernantes, y más cuando su presidente  se hace experto en comunicación europea pero que abandona la estatal, la que le ha dado los privilegios políticos de los que goza, sin dar ninguna explicación de sus acciones.

AR05062013BRUSELAS11_tn579x385

Pero la cosa gana aún más en desconcierto cuando en sus labores comunicativas, solo contesta a nivel internacional, descartando de sus discursos lo negativo, negando la realidad en muchos casos, que prefiere quedarse corto a pasarse y que se le califique de dañino, sin caer en la cuenta de que la posición que ha tomado  hace que se le perciba como un presidente que no cumple expectativas, dubitativo y reservado en exceso, al que muchos califican como el presidente silencioso.

Esa desinformación a la que los españoles se ven sometidos por parte de su presidente, nos hace ver que la situación actual en la que nos hemos visto envueltos desencadenada por cambios políticos, episodios pasados y malas gestiones económicas,  le ha  venido en grande a una mala planificación estratégica en materia de comunicación a nuestro gobierno, donde la nula previsión de malos tiempos para la política hacen que la sociedad española no se sienta identificados con sus máximos representantes.