Entradas

Cabalgatas Reales y tradición

La noche de Reyes magos es una costumbre que de cierta manera, significa el final del periodo festivo de navidad, donde son protagonistas los niños, formando parte de los denominados eventos tradicionales y por tanto, colaborando en la tarea de crear cultura.

Las ciudades se engalanan y anuncian la llegada en la tarde noche el 5 de enero de Melchor, Gaspar y Baltasar, los cuales, bañan con caramelos y otro tipo de regalos a quienes se acercan a recibirles, es un momento único que forma parte de las tradiciones españolas.

Estos magos de Oriente de los cuales poco se sabe pero que nos acompañan año tras año desde siempre, han ido sufriendo ligeras transformaciones. Donde antes el color negro se pintaba, a día de hoy con la globalización es real, como también lo ha hecho el espectáculo que supone el paso de todo un conjunto de carrozas, pasando de 3 a  50 en algunos lugares.

Existen dos aspectos que me resultas una muestra del cambio social: por un lado, el acompañamiento, el cual, ha pasado de estar lleno de pastoriles a disfraces sin sentido a veces e incluso a incluir a populares dibujos animados y personajes de ficciones como Pocoyo o Darth Vader. Por otro, el paso de  carrozas anónimas llenas de luz y color, a otras con nombres de empresas e instituciones que patrocinan y colaboran con todo el evento que supone la llegada de los reyes magos, ya que estos momentos son de los mas mediáticos si hablamos desde el punto de vista de la comunicación.

Queda claro que las cabalgatas, aun estando reconocidos como un acto de interés público, llevado a cabo por los ayuntamientos y que se pueden considerar dentro de la tipología de los eventos tradicionales, despiertan una serie de valores que están muy lejos de lo que realmente proyecta su naturaleza.

En la misma línea, y aunque ya hayamos contemplado la opción de que no existe mucha información al respecto, los Reyes Magos son una tradición de índole religiosa, pero que demuestra año tras año como evoluciona con la sociedad.

En definitiva, no es la primera vez que la cabalgatas se enfrentan a cambios en sus filas, para el regocijo de unos y el pesar de otros. El tema de incluir a nuevos actores protagonistas, como Reinas magas es una opción viable al hablar de igualdad de genero, pero siempre que se haga desde el respeto, dejando el partidismo y el morbo mediático a un lado, algo que en los últimos años, está siendo complicado.

Los cambios son indispensables, siempre que no se  pierda la esencia real de lo que significa este momento para los ciudadanos, para las familias y los niños.

Por ello, dejemos el mercantilismo para otro tipo de carrozas y disfrutemos de lo que realmente suponen las de los Reyes magos: ilusión y tradición.