Entradas

Libertad o disciplina política

1361992283_350186_1361992491_noticia_normal

Esta semana hemos asistido a una votación en el Congreso llevada a cabo por filas de izquierdas para retirar la controvertida nueva ley del aborto que el PP pretende sacar adelante y que ha tenido el voto favorable de Celia Villalobos. Con esta acción, se vuelve a abrir el debate acerca de dónde empieza la persona con su conciencia y su ética y donde el político con su ideología.

El toque irónico de esta situación lo encontramos en la sanción con la que el Partido Popular pretende castigar a la conocida diputada por no seguir la disciplina de voto de los populares. Sin embargo, otros dos diputados que también votaron a favor alegando que cometieron un error, no correrán la misma suerte.

No pensemos que esto es obra de un solo partido,  en el PSOE también tenemos casos similares, sobre todo con la polémica del referéndum, un órdago lanzado por los nacionalistas en Cataluña.

disciplina

Representar a la población a través de un determinado partido, debe estar aderezado con coherencia y confianza en sus acciones, pero cuando los intereses partidarios se cruzan por el camino, ¿qué prima?

El pertenecer a uno u otro color está reñido con las creencias políticas y sociales individuales que conforman la opinión pública. Estas sanciones por pensar diferente en algunas cuestiones me recuerda en cierto modo a prácticas cercanas a las mafias de mitad de siglo XX, donde la lealtad, compromiso y el cumplimiento de unas órdenes determinadas conducían a la muerte en el caso de no acatarlas.

En esta guerra de partidos donde la víctima es la democracia y el sentido común, hay muchos obstáculos en el camino a recorrer para alcanzar el poder, donde los verdaderos protagonistas quedan relegados al oscurantismo y la corrupción que los azota.

Por tanto, la ideología, los intereses del partido y la conciencia forman un triángulo avocado a provocar muchos dolores de cabeza a quienes se encuentran en el centro del mismo, y tendrán que aceptar las llamadas disciplinas de partido, aunque para ello, fallen a sus propias creencias como personas.

Y en este sentido, ¿Qué se comunica a la población cuando un político vota en contra de las directrices de su partido y a favor de sus intereses como ciudadano?

pepe-grillo-01

La política se ve por la opinión pública como una amenaza, como un pepito grillo que te dice lo que debes hacer y cómo, anulando cualquier inquietud individual, lo que provocará que los partidos políticos y sus responsables sean considerados en ocasiones por los ciudadanos como los villanos de una película llamada “democracia al limite”, donde nadie tiene derecho a pensar diferente.

Militar y representar una siglas conlleva unos determinados sacrificios entre ellos anular la conciencia individual en favor de la ideológica.  Pero ¿hasta qué punto? muchos son los casos en los que el castigo dado a representantes políticos con pensamientos diferentes en cuanto a propuestas o mociones ¿cuál es el límite entre la libertad de creencias y la disciplina de voto?

ovejas voto

Seguridad Política

images (98)

A la hora de celebrar un evento, en la etapa del pre-evento,  se pone en marcha todo un equipo de organización, producción, montaje y gestión del mismo.

Dentro de ese equipo, existe un factor que es fundamental y que debe de tenerse en cuenta siempre; hablo de la seguridad.

El llamado dispositivo de seguridad, deberá ir  en coherencia con el tipo de evento que sea, si es un evento macro o micro. Siempre, y digo siempre,  se deben contar con diferentes profesionales tanto de la propia seguridad, como  servicios sanitarios, protección civil y todos los dispositivos privados y públicos que requiera especialistas en seguridad ciudadana a la hora de llevar a cabo un acto.

Extrapolando este núcleo vital a los eventos políticos, vemos en muchas ocasiones que se multiplica, y en otros se queda corto.

639x360_1260735201_berluscoSi hablamos de  microeventos, es en estos  donde prima la cercanía de los representantes con sus ciudadanos, afiliados y simpatizantes, y es donde la integridad física de los políticos puede encontrarse más expuesta. Por ello, la seguridad debe estar atenta a posibles incidencias o problemas, sobre todo cuando se llevan a cabo en la calle, y al cual puede acercarse o acudir cualquier persona. Ya pudimos observar  el caso donde a Berlusconi le golpearon con una miniatura y le rompió varias piezas dentales. Estoy de acuerdo en que la provocación, en este caso concreto, tuvo demasiado protagonismo por parte del político italiano.

Si en los microeventos requiere una atención máxima, es en los macroeventos donde la seguridad debe extremarse, y no sólo hacia el político, sino también hacia sus asistentes.

Concretamente en los mítines, la seguridad pasa a determinar si el acto se celebrará o no en el sitio previsto, o conllevará la realización de los cambios oportunos que permitan a los profesionales de este sector trabajar con la certeza de que todo saldrá bien (aunque los imprevistos siempre pueden suceder y debemos estar preparados para ellos y concienciados).

Pero la importancia de esta herramienta en la organización, en los eventos políticos, suele destacar en muchas ocasiones por su ausencia. Casos como el ocurrido en Bulgaria en el que intentaron asesinar a uno de los candidatos con una pistola, la extrema cercanía de un dron a Angela Merkel  o la desafortunada muerte de Benazir Bhutto por una bomba durante un mitin, son claros ejemplos de la falta de seguridad y  resolución ante posibles imprevistos. Claro está que el contexto político, económico y social también deben ser fuentes de información primordiales a la hora de llevar a cabo el protocolo de seguridad en los eventos políticos, para incrementarlo o no.

El caso mas anecdótico donde la seguridad podemos decir que se relajó, fue en el funeral del Nelson Mandela, y el intérprete de signos falso que consiguió permanecer junto al mandatario norteamericano durante su discurso.

Pero dejando de lado estos ejemplos paradigmáticos y mediáticos de la falta de seguridad, quiero hacer referencia a la importancia, en los mítines españoles de este factor.

Para poder crear el llamado protocolo de seguridad, en el que se incluyen los servicios anteriormente citados, hay que hacer una previsión de público asistente al lugar de celebración y dejar vías de evacuación libres por lo que pudiese pasar. Incluso las horas de celebración, si va a ser más corto o más largo, la temperatura y las puertas de emergencia localizadas a simple vista, son elementos que en mi caso, he echado de menos en varios actos políticos a los que he acudido como oyente.

obama siki

Por ello, a la hora de celebrar eventos políticos no escatimen en seguridad, y en la balanza de elementos que se necesitan para su puesta en marcha, es preferible tener en cuenta estos factores, a lamentar desgracias mayores, apuesten por el remedio, y no por la enfermedad.

 

Comunicación y Estrategia

consultoria

Las estrategias de comunicación política, los procedimientos y fases que se estipulan con anterioridad para conseguir unas perspectivas determinadas, deben ser lo suficientemente maleable, donde se tenga en cuenta elementos incluidos en un plan b para adaptarse a posibles cambios en el contexto político en el cual se suceden.

Estas estrategias  si las extrapolamos a nivel  estatal, deben tener en cuenta la diversificación existente en su desarrollo, ya que deberán dirigirse a diferentes públicos, con diferentes objetivos a conseguir y con diferentes percepciones del gobierno central.

Dentro de esas acciones comunicativas que en suma dan como resultado toda la estrategia, las que más repercusión causan y las más esperadas, casi como el agua de mayo, son las ejecutadas por el propio presidente del gobierno.

El dilema aparece cuando, esta institución, que representa a todo un país  en el desarrollo de sus estrategias de comunicación, hace el vacío a quien le debe su poder.

RAJOY ESTÁ EN CALI PARA LA CUMBRE ALIANZA PACÍFICO

Sus palabras, alegatos y discursos en cualquier acto son, por un lado,  las de mayor trascendencia, por otro, en este caso concreto, insuficientes a lo que se espera.

Nadie ha dicho que fuera fácil afrontar una crisis en esa posición política, pero la rigidez con la que llevan a cabo su comunicación, hace que la ciudadanía española se sienta desamparada y decepcionada con sus gobernantes, y más cuando su presidente  se hace experto en comunicación europea pero que abandona la estatal, la que le ha dado los privilegios políticos de los que goza, sin dar ninguna explicación de sus acciones.

AR05062013BRUSELAS11_tn579x385

Pero la cosa gana aún más en desconcierto cuando en sus labores comunicativas, solo contesta a nivel internacional, descartando de sus discursos lo negativo, negando la realidad en muchos casos, que prefiere quedarse corto a pasarse y que se le califique de dañino, sin caer en la cuenta de que la posición que ha tomado  hace que se le perciba como un presidente que no cumple expectativas, dubitativo y reservado en exceso, al que muchos califican como el presidente silencioso.

Esa desinformación a la que los españoles se ven sometidos por parte de su presidente, nos hace ver que la situación actual en la que nos hemos visto envueltos desencadenada por cambios políticos, episodios pasados y malas gestiones económicas,  le ha  venido en grande a una mala planificación estratégica en materia de comunicación a nuestro gobierno, donde la nula previsión de malos tiempos para la política hacen que la sociedad española no se sienta identificados con sus máximos representantes.