Entradas

Etiqueta y protocolo en campaña electoral

 

proper

El protocolo, ese conjunto de procedimientos que ayudan a reforzar los intangibles de la comunicación y que se hace mas presente en la organización de eventos, ha tomado por costumbre utilizarlo de manera generalizada cuando se hace referencia a otros aspectos considerados complementarios, como son el ceremonial y la etiqueta.

Si nos quedamos con el segundo concepto, la etiqueta, seguro que vienen a nuestra cabeza palabras relacionadas como la corbata, el traje, la gran gala o el tocado, todos ellos vinculados, pero que solo forman parte de una pequeña parte de lo que este término implica. La etiqueta detalla no solo la literalidad de la vestimenta acorde a donde nos encontremos, también engloba el comportamiento adecuado a las situaciones que nos sobrevienen.

Untitled

El respeto, la educación y la amabilidad transmitida mediante una comunicación eficaz sientan las bases de una etiqueta coherente y lógica en la comunidad en la que nos desenvolvemos y desarrollamos de manera personal y profesional.

En campaña electoral, es importante tener en cuenta estos elementos en la relación de un candidato con la ciudadanía a la que pretende persuadir con el fin de conseguir su movilización el llamada día d y conseguir impulsar los intangibles de los partidos como marca.

rajoy_220810
Está claro que si un candidato no tiene en cuenta en sus actuaciones la etiqueta adecuada, la malinterpretación y el aflore de emociones negativas sumarán en su contra y la percepción que se tiene sobre el y en consecuencia sobre el partido al que representa.

El protocolo y la etiqueta en campaña nos están enseñando puntos de vista diferentes a los que los medios pueden proporcionarnos con este cúmulo de impactos al que nos vemos sometidos en estos días y que cooperan en la consecución de la cita popular “es en las distancias cortas donde una persona se la juega”.

articulos-323986

Imaginemos un candidato que trate mal a un ciudadano durante los paseos de campaña o que en un discurso central de un mitin utilice un vocabulario que los asistentes no entiendan. Se espera un comportamiento definido de los candidatos para incrementar su reputación, imagen y que remuevan las emociones y sentimientos positivos hacia el, aspectos, que se verán fomentados con el correcto uso del protocolo y la etiqueta.

Esta etiqueta también se adapta a las nuevas formas de comunicación y es posible visualizarla en las redes sociales a través del novedoso término netiqueta o protocolo virtual y que en esta campaña electoral, encuentra ejemplos de cómo no saber utilizarla en beneficio del partido al que se pertenece.

GRA202. VALLADOLID, 14/05/2015.- El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se hace una fotografía con un joven durante el paseo que hoy ha realizado por el centro de Valladolid junto a los candidatos a la alcadía de esta ciudad y a la presidencia de la Junta de Castilla y León. EFE/Nacho Gallego

La campaña de guerrilla, de atacar al otro, ha encontrado en la falta de protocolo y etiqueta un filón a través del cual conseguir ganar en la llamada arenga política 2.0
Un desafortunado tuit sobre el físico de una candidata, ha dado la vuelta a la red, consiguiendo el objetivo contrario al esperado, consecuencia de un protocolo que deja mucho que desear.
#Yotambienestoyfondona

Seguiremos pendientes a estos ingredientes que dan sabor y coherencia a una campaña electoral ácida y profesionalizada.

Debates y Protocolo Político

debateprotocolo.jpg-large

Hoy, muchos son los expertos, profesionales y medios de comunicación que analizan y reflexionan sobre el debate que se realizó anoche con motivo de la campaña electoral en la que nos encontramos sumergidos hasta el próximo día 20 de diciembre.

imagesEl debate, es un macroevento político con una larga tradición electoral, que seguro recordamos, como el celebrado entre los candidatos Nixon y Kenedy, Clinton- Bush o en España Aznar y González, siendo el de ayer diferente al incluir a los candidatos políticos a presidente de dos partidos que actualmente no tienen representación en el Congreso y dejando de lado a dos que si que lo tienen, pero que actualmente son menos mediáticos y sobre los que las posibilidades de conseguir representación, según las encuestas son escasas.

Bajo mi punto de vista, la escenografía fue demasiado fría, con un atrezo que recordaba al de un concurso de televisión, con elementos que se pensaba iban a ser útiles a los debatientes pero que finalmente no se utilizaron, como las sillas altas que proporcionaron (podían dar imagen de debilidad), una opción cada vez mas extendida e incómoda, aspecto que aumenta aun mas la tensión y los nervios cuando toca hablar en público, y que en el caso de las mujeres pueden causar mas de un problema al sentarte con una determinada prenda de vestir como los vestidos y las faldas.

La luz que se encontraba tras el plató principal, con mas de 10.000 leds, era molesta a la vista para quienes lo vimos desde el televisor.

Captura de pantalla 2015-12-08 a las 11.07.21

Con todos estos puntos, considero que en este debate se pensó mas en la innovación como plató de televisión y en cómo daría en cámara, junto con los espacios para prensa, que en la propia comodidad de los candidatos que se jugaban su reputación y el poder arañar unos votos mas.

Fue durante su celebración, sobre todo en el antes y el después, donde se puede observar la importancia del protocolo corporativo y cómo ayuda a transmitir imagen y mensaje, pero también la etiqueta, que engloba tanto el vestuario de los candidatos como su comportamiento durante el mismo, aspectos que han dado mucho de sí en redes y en medios durante su celebración y el día después.

El saludo entre los debatientes, el color de la chaqueta, la falta de ella, el maquillaje,  reírse de lo que exponen los otros candidatos, la sonrisa y un sinfín de otros aspectos en detalle, conforman la etiqueta.

5665dfd125d32.r_1449531249008.0-18-975-520Ya la cámara en el coche que cada candidato llevaba, nos enseñó su colocación protocolaria. Al llegar a las instalaciones donde se celebraba el debate, los anfitriones, que eran el presidente de Atresmedia y de Antena 3, les recibieron a pie de coche, donde se saludaron y pasaron a hacerse una fotografía conmemorativa del momento, colocados en alternancia, ocupando el puesto de honor cada uno de los participantes como invitados honor a las instalaciones.

La nota diferenciadora la puso Soraya Saez de Santamaría quien, al salir del coche, antes de continuar con el programa preestablecido por los anfitriones, se acercó a saludar a Andrés Herzog, quien se encontraba allí con un grupo de militantes y simpatizantes de su partido, disfrazados con caretas con su cara a modo de protesta por no haber estado incluido en este debate a 4.

Soraya1

Tras ella, pusieron camino a los espacios habilitados para cada equipo asesores (War Room),  a quienes podemos denominar séquito técnico que acompaña al invitado de honor.

En este acompañamiento, primero observamos a los anfitriones con el candidato, seguido de su séquito técnico, siguiendo una presidencia en alternancia impar, menos en el caso de Pablo Iglesias, ya que Iñigo Errejón ostentó la 2 posición como invitado de honor, quitando protagonismo al candidato que va a debatir.

Tras  acomodarse en las War rooms, tocaba uno de los momentos mas importantes que también estaba regido por el protocolo corporativo; la foto de los 4 candidatos con los presentadores.

Las posiciones de cada candidato, seguía el criterio que se sorteó para ocupar los rectángulos del escenario, dejando a los presentadores la presidencia par de la fotografía. Sobre la precedencia en la foto, Vicente Vallés ocupaba la 1º posición,tal vez por estar en Antena 3 (cadena en la que Vallés es presentador).

31

Por tanto, si me preguntan quien ganó el debate, está claro que el protocolo fue ganador al demostrar sus beneficios en este macroevento político. El debate, nos hizo ver durante su celebración que el protocolo, en este caso corporativo – político, es un elemento de la comunicación que ha estado presente y ha colaborado en la unidad, la reputación de la empresa organizadora y en el propio desarrollo del mismo. Una secuencia protocolaria estudiada que enseña su importancia en la imagen que proyecta y que suma en definitiva al mensaje que se quería transmitir; un paso mas hacia la mediatización de la política en campaña electoral a través del medio mas poderoso, la televisión.

Campaña espejo

Seguro que en estas ultimas semanas, al encender la televisión o informarse en prensa, les ha venido a la cabeza la frase “esto ya lo he visto antes”.

llamar

Ahora que se acerca la campaña electoral y los eventos se multiplican hasta límites insospechados, la información va acorde a ellos y podemos observar un aspecto cada vez mas evidente, al que hemos denominado campaña espejo.

¿A qué hace referencia? A aquellos momentos en los que los “deja vu” se convierten en una máxima debido a la repetición constante de los movimientos por parte de los partidos políticos, dentro de un mismo escenario, donde se realizan las mismas acciones y se toman las mismas fotografías con el propósito de informar al electorado, demostrar la transparencia en las actuaciones de los partidos y finalmente acercarse al mismo para que se movilice. Mismas acciones y mismas imágenes suman mismos mensajes.

el-centro-como-virtud

El que la ciudadanía vea repetidas las actuaciones de los diferentes partidos basándose en su líder, deja clara la sobreexposición a la que esta sometidos los candidatos, quienes ocupan el doble de espacio en medios y asisten a programas de diversa índole, donde, se olvidan de la política y enseñan su lado mas humano con el que se pretende persuadir a la población a través de la empatía.

Una vez mas, la televisión se ha convertido en el soporte del éxito político, pero curiosamente sin medir la política, sino al candidato y el share que su intervención provocará en las audiencias, y podríamos decir, en el mundo paralelo de comentaristas y Twitter.

La americanización, el copia y pega que sufrimos en los eventos que suceden en campaña también nos hace ser espectadores de estas campaña espejo, que en ocasiones, están diseñadas para que esta tendencia forme parte de las estrategias políticas de los partidos, al asociar la información proporcionada con las imágenes de líderes internacionales a los que quieren equiparase y que son referentes.

Este punto de vista de salir mas en los medios o hacer mas actos que conlleven ocupar mas tiempo en los espacios en los que la ciudadanía se informa, ayudará a que se reconozca mejor al candidato, pero pierde su esencia cuando son todos los que presentan mas opciones de obtener representación los que acuden a los mismos programas de televisión y radio y realizan similares actividades y eventos. Donde buscan diferenciación, encuentran normalización y por consiguiente, aburrir al electorado y fomentar el pensamiento de que se encuentra con la misma política que siempre, sin diferencias.

Hay que añadir que las redes sociales y la era de la información en la que nos encontramos juega un doble papel; de un lado, informar acerca de lo que ocurre, siendo aún mas conscientes de la tendencia de hacer las mismas cosas, de otro, dan un toque de innovación e interacción adaptado a los nuevos tiempos y necesario en la nueva concepción de la política, incluso creando nuevos eventos que también comienzan a entrar en una etapa de recesión.

En esta nueva tendencia parece que los candidatos políticos son superhombres y supermujeres dispuestos a jugarse la vida por ganar las elecciones, donde enseñan facetas privadas como cocinar, cantar, bailar, realizar deportes de riesgo o tocar algún instrumento. Esta nueva forma de comunicar por la que la política lleva apostando muchos años pero que se ha multiplicado este 2015, olvida a la política y empodera al candidato.

elhormiguero

A día de hoy, la ideología ha dado un paso atrás y el personalismo se convierte en un aliado de los partidos, basado en la repetición y donde en algunos casos, se entran en bucles informativos que consiguen el objetivo contrario al que se persigue.

Que un candidato ejecute este modelo de campaña ayuda a su reconocimiento, pero cuando se trata de todos los candidatos de los diferentes partidos quienes lo realizan, se pierde el significado y la estrategia se diluye. No perdamos el norte y busquemos la diferenciación fuera de la sobredimensión informativa que hace parecer a todos los candidatos iguales.