Entradas

Campaña espejo

Seguro que en estas ultimas semanas, al encender la televisión o informarse en prensa, les ha venido a la cabeza la frase “esto ya lo he visto antes”.

llamar

Ahora que se acerca la campaña electoral y los eventos se multiplican hasta límites insospechados, la información va acorde a ellos y podemos observar un aspecto cada vez mas evidente, al que hemos denominado campaña espejo.

¿A qué hace referencia? A aquellos momentos en los que los “deja vu” se convierten en una máxima debido a la repetición constante de los movimientos por parte de los partidos políticos, dentro de un mismo escenario, donde se realizan las mismas acciones y se toman las mismas fotografías con el propósito de informar al electorado, demostrar la transparencia en las actuaciones de los partidos y finalmente acercarse al mismo para que se movilice. Mismas acciones y mismas imágenes suman mismos mensajes.

el-centro-como-virtud

El que la ciudadanía vea repetidas las actuaciones de los diferentes partidos basándose en su líder, deja clara la sobreexposición a la que esta sometidos los candidatos, quienes ocupan el doble de espacio en medios y asisten a programas de diversa índole, donde, se olvidan de la política y enseñan su lado mas humano con el que se pretende persuadir a la población a través de la empatía.

Una vez mas, la televisión se ha convertido en el soporte del éxito político, pero curiosamente sin medir la política, sino al candidato y el share que su intervención provocará en las audiencias, y podríamos decir, en el mundo paralelo de comentaristas y Twitter.

La americanización, el copia y pega que sufrimos en los eventos que suceden en campaña también nos hace ser espectadores de estas campaña espejo, que en ocasiones, están diseñadas para que esta tendencia forme parte de las estrategias políticas de los partidos, al asociar la información proporcionada con las imágenes de líderes internacionales a los que quieren equiparase y que son referentes.

Este punto de vista de salir mas en los medios o hacer mas actos que conlleven ocupar mas tiempo en los espacios en los que la ciudadanía se informa, ayudará a que se reconozca mejor al candidato, pero pierde su esencia cuando son todos los que presentan mas opciones de obtener representación los que acuden a los mismos programas de televisión y radio y realizan similares actividades y eventos. Donde buscan diferenciación, encuentran normalización y por consiguiente, aburrir al electorado y fomentar el pensamiento de que se encuentra con la misma política que siempre, sin diferencias.

Hay que añadir que las redes sociales y la era de la información en la que nos encontramos juega un doble papel; de un lado, informar acerca de lo que ocurre, siendo aún mas conscientes de la tendencia de hacer las mismas cosas, de otro, dan un toque de innovación e interacción adaptado a los nuevos tiempos y necesario en la nueva concepción de la política, incluso creando nuevos eventos que también comienzan a entrar en una etapa de recesión.

En esta nueva tendencia parece que los candidatos políticos son superhombres y supermujeres dispuestos a jugarse la vida por ganar las elecciones, donde enseñan facetas privadas como cocinar, cantar, bailar, realizar deportes de riesgo o tocar algún instrumento. Esta nueva forma de comunicar por la que la política lleva apostando muchos años pero que se ha multiplicado este 2015, olvida a la política y empodera al candidato.

elhormiguero

A día de hoy, la ideología ha dado un paso atrás y el personalismo se convierte en un aliado de los partidos, basado en la repetición y donde en algunos casos, se entran en bucles informativos que consiguen el objetivo contrario al que se persigue.

Que un candidato ejecute este modelo de campaña ayuda a su reconocimiento, pero cuando se trata de todos los candidatos de los diferentes partidos quienes lo realizan, se pierde el significado y la estrategia se diluye. No perdamos el norte y busquemos la diferenciación fuera de la sobredimensión informativa que hace parecer a todos los candidatos iguales.

 

Teleprompter y Comunicación Política

obama teleprompter

Uno de los momentos mas solemnes en los eventos, son los discursos de los protagonistas e invitados de honor.

Su habilidad discursiva, tono, comunicación verbal y no verbal, ayudan a potenciar los mensajes que se lanzan en los discursos e intervenciones de éstos, quienes obtienen mayor repercusión cuando brilla la naturalidad y la correcta expresión de quien lo pronuncia, sin dar sensación de estar leyendo algo y resultar todo lo contrario.

Debido a la adaptación de las nuevas tecnologías, existen nuevas herramientas que fomentan la imagen de naturalidad y líder que en los discursos se debe proyectar para que el mensaje llegue. Una de ellas, se ha ajustado con el tiempo, pero tiene sus inicios en los apuntadores que existían en teatro y posteriormente los autocues o cues de televisión, convirtiéndose finalmente en un elemento de referencia e indispensable en los discursos políticos; hablo del teleprompter.

Unknown

Estas pantallas de cristal inclinadas donde un técnico a través de un ordenador o pedal, va cambiando el texto a una velocidad acorde a la que el político pueda acceder y donde ir apoyandose sin problemas al pronunciar sus palabras,  cada vez se hacen mas finas e invisibles a los ojos de los espectadores.

Se han convertido en grandes protagonistas en los mitines políticos y actos oficiales donde los discursos suelen tener gran repercusión, aportando innovación y profesionalidad. Incluso sirven de justificación para atacar a los otros políticos cuando lo utilizan al acusarlos de superficiales y de no ser líderes al 100% al tener que utilizar ayuda al dirigirse a la población.

Teleprompter

Está claro que los discursos conllevan un trabajo detrás necesario para poder dar el mensaje adecuado, donde la improvisación no tiene lugar. Justo por esto, siempre se ha de llevar escrito en papel. Aunque un discurso se ensaye en casa, siempre es necesario tener un referente que ayude a recordar las palabras exactas que se han escogido con esmero en el arduo trabajo de generar mensajes acordes al momento, al evento y a los objetivos que buscamos, ya que los teleprompters solo tienen un problema que la popular “ley de murphy” puede hacer aparecer cuando menos esperamos, fallar en el momento mas oportuno y dejar a quien interviene sin discurso que leer, y lo que menos queremos es que por un error de previsión, se de pie a una improvisación que consiga el efecto contrario al deseado.

La utilización de teleprompters, siempre necesita experiencia y ensayo previo, para aprender a manejarse con ellos, por lo que no es recomendable utilizarlo directamente en una intervención sin haber practicado antes.

Teleprompter 2

No siempre el precio de los teleprompter se ajusta a los presupuestos que manejamos, y por tanto permitirnos utilizar este tipo de herramienta, pero siempre podemos acudir a la red y encontrar webs como http://www.freeteleprompter.org que unido al apoyo en papel, pueden sacarnos de alguna apuro y ayudar a los que realizan los discursos a crear una imagen basada en la naturalidad y el conocimiento profundo de lo que están exponiendo.

obama 2

Por tanto, la utilización de nuevas herramientas que faciliten los discursos y generen confianza en quien los pronuncia, siempre tendrán buena acogida, pero seamos previsores y ayudemosnos de  medios analógicos que pueden sacarnos de mas de un apuro en momentos clave.

 

Errores en Protocolo 2

El protocolo tiene el papel de ayudar a la organización y gestión de un acto o evento determinado para que salga a la perfección. Esta función puede verse perjudicada por un detalle ínfimo, el cual influirá de manera directa o indirecta en tu reputación como profesional y que resulte dañada, al igual que de la institución u organismo al que se represente si sucede un error de protocolo. Pero ese detalle, hay veces que no depende del responsable, si no del representante que se encuentra como protagonista en el acto o evento. Un mal, día, un olvido,un traspiés, mal gesto, incluso un ataque de risa en un acto institucional o de cualquier otra índole donde el protocolo oficial marque los tiempos y las formas, puede hacer que sea un acto recordado siempre por el ese preciso momento que se sale del protocolo.
En esta segunda entrega de errores políticos, veremos que no siempre es culpa de los responsables de protocolo que se cometan fallos.