Entradas

Perversión, símbolos y elecciones

Las campañas electorales son escenarios temporales a través de los cuales los partidos y candidatos lanzan mensajes a la población, con el fin de persuadir a los electores y finalmente conseguir su captación como votante, para así llegar al poder o mantenerse en él.

love-campana-electoral_EDICRT20160611_0004_3

En esos días, el marketing, la publicidad y la comunicación se vuelven un todo para que los que se presentan a los comicios consigan mas cuota de pantalla, titulares en prensa, entrevistas y por consiguiente mayor impacto para llegar a su máximo objetivo.

Como ya habréis podido comprobar, Cataluña se encuentra en plena campaña, pero esta vez con tintes diferentes a lo que estábamos acostumbrados: la activación del artículo 155 (que pocos conocían pero que ahora es el mas popular de la Constitución Española, incluso ha conseguido que muchos ciudadanos la lean) políticos encarcelados, independencia si o independencia no, huelgas y un “Molt Honorable President” para unos, “ex-President” para otros, haciendo campaña desde Bruselas, a la espera de la extraditación o no. Cualquiera diría que nos encontramos ante un guión de una película de Buñuel, pero como dice esa famosa frase, en ocasiones la realidad supera a la ficción.

puigdemont-comparecencia-bruselas-efe

Pero si hay un aspecto que particularmente me ha llamado la atención, es la perversión de los símbolos institucionales y protocolarios como herramientas electorales.

Estos símbolos que establecen una relación de identidad con una realidad, generalmente abstracta, a la que evoca o representa, han encontrado en los alcaldes y los elementos institucionales que los distinguen, una poderosa herramienta de comunicación política y electoral.

alcaldes-vara-efe-15102015-1

Cabe recordar que no es la primera vez que se utilizan, pero que resulta digno de análisis la proyección y el mensaje que supone la utilización de los bastones de mando para demostrar apoyo a los líderes del llamado procès catalán.

Los bastones de mando son símbolos que denotan la autoridad de su poseedor, el cual, lo adquiere tras ser reconocido como máximo gobernante de una comunidad, y por consiguiente, mayor representante de esa institución pública. Por estos motivos, deben ser utilizados para cuestiones derivadas de estos aspectos.

Es aquí donde una vez mas, encontramos como se difumina la delgada línea que existe entre lo institucional y lo político, al hacer uso de este símbolo como elemento electoral de apoyo a una persona o candidato.

23231279_10213265822253871_3125411337841931270_n

No voy a negar que el resultado de ver a los alcaldes con el brazo en alto portando sus bastones frente a los líderes que estos apoyan es una imagen influyente y cargada de significado, y mas cuando éstos han fletado un avión para viajar a Bruselas y demostrar presencialmente ese apoyo (cuestión aparte es de donde han sacado el dinero para realizar este viaje electoral).

23231665_10213268202233369_7951865795851896727_n

Pero en contraposición a la imagen que en ocasiones pecamos de tener como única verdad, debemos advertir que su valor debe regirse únicamente en labores relacionadas con la corporación en la que mandan, los actos y ceremoniales frutos de la tradición, costumbres y normativas que rigen el municipio del que son alcaldes y vecinos a los que representan, dejando a un lado las campañas y la desvirtualización del significado y la esencia del simbolismo local de este objeto por un momento de gloria televisiva.

Por tanto, utilicemos los bastones de mando como lo que son, símbolos institucionales no partidistas que identifican a todos los ciudadanos de la localidad.

 

Congresos Políticos: similitudes y diferencias

democracia poliproto

Febrero termina y con el el 75% de los congresos nacionales de los partidos políticos.

Si las instituciones emanan de la ciudadanía, me atrevería a decir que los partidos utilizan y necesitan los eventos para poder ser.  Los congresos forman parte del nacimiento de los partidos políticos y contribuyen a su evolución, aportando legitimidad a una herramienta de comunicación política con mucho poder en la transmisión de mensajes y propaganda política.

Estas reuniones asamblearias en las que se aprueban cambios en sus normativa, estatutos, acercan nuevas posturas y reafirman ideologías entre otras cosas, pueden equiparase con las llamadas convenciones de las empresas privadas, pero sin olvidar el carácter mixto que éstos conllevan debido a que entre sus filas se encuentras figuras del sector público y a que uno de sus mayores objetivos es conseguir el poder y mantenerse en él.

Estos congresos son convocados en el ámbito privado de los partidos, los cuales y dependiendo de su propia organización, pueden abrir a toda la afiliación su asistencia o acotarlo con compromisarios o delegados en representación de territorios y grupos jerárquicos territoriales.

Para su celebración se constituye desde los órganos internos de estos, un comité propio que se encargue de su organización, desde donde se toman todas las decisiones al respecto.
Se realizan al final de un ejercicio que podemos calificar político, siendo uno de sus principal objetivo es informar, motivar y comenzar un nuevo ciclo. Su celebración en el caso español, se sucede cada 4 años (según lo que marquen los estatutos de cada partido pero por norma general coinciden)  y de manera extraordinaria si la situación política lo requiere.

Si hablamos de los congresos vistos este pasado mes de febrero, existen similitudes pero también elementos propios que los diferencian.

fotonoticia_20170204211338_640

En Ciudadanos, las letras gigantes en el escenario y luces que daban protagonismo a quienes intervenían, son aspectos claves de la celebración del congreso del partido naranja.

La solemnidad venía de la mesa del congreso, situada en el escenario principal y a su lado el atril, acogido por una pantalla que servía de apoyo a los discursos y la defensa de las diferentes políticas y aspectos a someter a votación.

Si estas superletras” sirven de decoración en el partido que preside Albert Rivera, es en la II asamblea ciudadana de PODEMOS donde ayudan a integrar el atril, soportado por la letra E, justo la letra central del nombre del partido y que coincide de manera curiosa con la E de España.

fotonoticia_20170204201842_640

En cuanto a la accesibilidad, estuvo muy visible sobretodo en el del PODEMOS con intérprete de lengua de signos y transcripción en directo a la derecha del escenario.

Algo que resultó novedoso en podemos, fue el músico que daba el toque para que finalizasen a tiempo y amenaza el tiempo entre discurso y discurso.  Creo que su colocación  no fue la mas adecuada pero el concepto en sí si que fue innovador para este tipo de evento político.

IMG_6684

En ambos partidos creo que podrían haber aprovechado mejor la escenografía con el fin de  potenciar los discursos, ya que en ocasiones daba sensación de frialdad, de vacío y de soledad del ponente cuando en estos eventos lo que se busca es todo lo contrario.

En contraposición, fue el Partido Popular el que desplegó sobre el escenario principal a todo su Consejo Nacional, dando mayor amplitud al mismo y optando por una trasera montada con pantallas que irían proyectando imágenes de las regiones de origen de quienes iban interviniendo en los diferentes puntos del orden del día.

PP congreso trasera poliproto

Sin embargo, fue en el momento de protagonismo de Nuevas Generaciones, donde la imagen de arropar al líder sobresaturó el escenario y consiguió bajo mi punto de vista, el efecto contrario al que se perseguía.

IMG_6671
Es en estos eventos donde se ven pinceladas en mayor o menor medida, de ceremoniales  propios y protocolo personalizados que ayudan a la imagen y organización de estos. Tal vez por su carácter histórico, por incluir en sus estatutos los símbolos patrios como propios y porque muchos de los allí presentes se encuentran en posiciones y cargos institucionales, bien es cierto que el protocolo como tal, fue muy visible en el congreso del Partido Popular.

Si hay algo que me resultó curioso del congreso de los populares, fue la utilización de los símbolos nacionales, tanto en el escenario como imagen sobre la que firmarían todos los asistentes al evento.

IMG_6670

Poner la bandera española en la pantallas cuando el Presidente del partido daba su discurso de bienvenida (que coincide con el presidente del gobierno) dejó ver una vez mas esa americanización a la que nos vemos abocados, siendo un recurso ya utilizado anteriormente por Pedro Sanchez cuando decidió presentarse la primera vez al puesto de Secretaria General del PSOE.

XVIII_Congreso_PP-Partido_Popular-independencia_Cataluna-referendum_Cataluna-independentismo_catalan-desafio_soberanista-consulta_independentista_MDSVID20170212_0035_17 Pedro-Sanchez-Teatro-Flickr-PSOE_EDIIMA20150621_0271_20

En definitiva, los congresos políticos son herramientas de comunicación política que se mueven alrededor de las ideologías y los mensajes. Estos eventos hacen que la comunicación fluya, y aunque el público al que se dirige se considera interno, debido a la repercusión de las decisiones que en los se toman, toma carácter extern con cobertura de los medios de comunicación, por lo que sus organizadores deberán pensar en este doble sentido y comunicar hacia dentro y hacia fuera, con ingredientes propios y sin olvidar la autenticidad que la organización de éstos eventos alcanzan en la política nacional.

Estaremos pendientes a junio, mes en el que tendrá lugar el congreso socialista.