Entradas

Eventos políticos en campaña electoral

 

1907052_0

Ya pasadas las elecciones en Andalucía y analizados los resultados y escenarios,  puedo afirmar que la campaña, en cuanto a eventos se refiere, ha sido aburrida.

Hemos asistido a mítines a lo sota, caballo y rey, fáciles, correctos en su justa medida y sin salirse de las estructuras que se llevan repitiendo largo tiempo, como apunta y siguiendo la misma línea del blog publicado por Gloria Campos, sin alma, y agrego que sin identidad política propia.

andalusia-s-regional-government-president-and-socialist-candidate-diaz-waves-during-the-closing-election-campaign-rally-in-seville

Los eventos de campaña se encuentran en un periodo de normalización donde la creatividad se confunde con la colocación y uso de algunos instrumentos  o herramientas de moda en los eventos sociales, y donde el protocolo, en muchas ocasiones, ha brillado por su ausencia y falta de respeto a los símbolos nacionales.

Los partidos no terminan de darse cuenta que no son solo los colores corporativos los que les debe diferenciar, y que en muchas ocasiones desechan por el color de la Comunidad Autónoma.  El crear una nueva estructura, diseñar nuevos eventos políticos, también fomentaría una imagen diferente, frescura, aire nuevo e impacto que es lo que realmente se busca en campaña electoral.

Estarán de acuerdo conmigo en que los mítines se realizan para los militantes, y muchos piensan que no tienen sentido ya que su target no es el llamado voto apóstol, afirmaciones que se deberían de matizar.

images (3)

Los mítines, no solo comunican hacia los asistentes del mismo, el considerado voto apóstol, al cual también se debe de cuidar,  su público también es quien se encuentra al otro lado de los medios de comunicación y las redes sociales y aun no tiene decidido su voto.

De otro lado, una imagen en un mitin de 15000 personas impacta más que una con solo 10, lo que también se percibe por el votante como unidad y puede motivarle a votar a uno u otro partido.

Mención aparte, el presupuesto que se destina a estos macro eventos, que también debería ser revisado y tenido en cuenta en la normativa de nuestro país como medida de transparencia.

ciudadanos-rlp--575x323

Esto no quiere decir que no se pueda innovar y fomentar la creatividad en ellos, donde poder propagar su mensaje y  distinguirse de los otros partidos, pero que el ser novedoso, no es solo utilizar artículos decorativos, hay mucho más.

Los micro eventos walkabout, o actos de calle, de tú a tú, a través de escenografías efímeras  como el iglú sin nombre utilizado por la formación magenta, han soportado una pizca de ingenio en sus puestas en práctica, pero tampoco mucho más. Los paseos donde el candidato se la juega en las distancias cortas con el ciudadano también pueden ser objeto de cambio, y ayudar a persuadir y convencer de esa manera al votante.

images (4)

Con estos resultados de los eventos en campaña, me queda por afirmar que los partidos desestiman los beneficios que los eventos pueden proporcionales, prefiriendo no arriesgar por miedo a salirse o que la creatividad de los responsables de este importante aspecto en campaña se encuentra adormecida, prefiriendo lo fácil y lo de siempre.

Seamos innovadores, seguro que alcanzamos los objetivos propuestos, siempre que haya un profesional y un trabajo hecho de fondo para conseguir innovar en los eventos políticos.

 

 

Photoshop Político

Seguro que os habeis dado cuenta de que en Andalucía, estamos en elecciones.

votar

Los medios de comunicación, las calles, los panfletos, carteles y banderas, los candidatos hablando con los ciudadanos y las redes sociales muestran la importancia que tienen estos días, ya que se elige a los representantes del Parlamento andaluz, dentro de un contexto en el que la corrupción, el paro y los recortes en políticas sociales marcaban su inicio.

Pero si hay algo que me ha hecho reflexionar en estos primeros días, es la cuestión de la imagen política.

11008540_820212551393299_5231519360919939330_n

La coherencia en la utilización de la imagen política, donde tanto candidato y partido deberán ir en la misma dirección y apoyar la estrategia de campaña, encuentran en las herramientas de retoque de fotografías lo que muchos llaman una herramienta necesaria o lo que a mi punto de vista puede convertirse en una trampa.

10003083_754564087983783_3525059239378919736_n

Hay estudios que concluyen que un candidato más atractivo genera más simpatía entre el electorado, y sabemos que el marketing en campaña es muy importante, pero, ¿Hasta qué punto la utilización del photoshop es viable en la generación de una imagen política? ¿ Dónde está el límite entre la imagen real y la imagen retocada?

yo con susana

Al observar los carteles publicitarios de la campaña para el 22-M hay gente que hasta ha preguntado quiénes son esos, y no me refiero a la baja popularidad de alguno de los candidatos a Presidentes de la Junta de Andalucía.

10411245_1586800434866181_4700499486555703309_n

No estamos hablando de modelos y personalidades del cine, sino de figuras líderes, con poder, representantes de los ciudadanos que buscan una cercanía y una humanización que el photoshop elimina.

10258076_796232510443936_8454432394834249363_o

Considero que el exceso de retoque hace que un candidato pierda  naturalidad, proyecte una imagen que no existe en realidad, y consigue el efecto contrario de lo que se busca en campaña. Estamos deshumanizando al político, convirtiéndolos en figuras de las llamadas “ideales” pero situadas muy lejos de la ciudadanía, e incluso provocan rechazo al no mostrarse tal como son en una sociedad que busca la transparencia y la ausencia de filtros sobretodo en este sector.

11025766_10153074412376328_5936408172172378764_n

Que se retoque una fotografía es algo necesario, pero no hasta el punto de convertir a los candidatos en modelos de catálogos de venta de ropa por internet o de centros comerciales.

Apostemos por mostrar candidatos reales, tal y como son, en consonancia con los mensajes de  de cercanía y confianza que todos profesan.

Cultura de campaña electoral

votando

Las elecciones son el proceso democrático por excelencia para conseguir representación y que  la población proceda a llevar a cabo uno de sus derechos como ciudadanos; elegir a sus representantes.

Para llevar a cabo estos procedimientos, cada partido deberá diseñar una campaña electoral acorde a los objetivos que persigue, un diseño, que en el desarrollo de los comicios dentro del Siglo XXI, se ha fijado mas en el cortar y pegar de otras campañas, como un estudiante que plagia sus trabajos,  que en la elaboración desde cero de las mismas.

En España se ha asentado una tendencia  hacia el  calco de todo lo bueno que vemos que funciona en otros países democráticos, incluso alguno cuyo sistema político es dictatorial, sin percatarnos  del potencial que en nuestro país existe para diseñar y organizar campañas electorales.

1305035287_2

Nos solemos fijar en aquellas campañas modelos de éxito pero olvidamos que los sistemas políticos son diferentes y que el realizar una fotocopia de las mismas, no tiene por qué conseguir un éxito asegurado cuando  los elementos y el contexto difieren.

El diseño de campañas en los 80 y principio de los 90 rompe con la manera de llevarlas a cabo hoy en día, donde los slogans se repiten, la cartelería nos recuerda a otros candidatos y los mensajes suenan a disco rayado.  Esta manera de actuar, nos lleva a poder hablar de la carencia de cultura de campaña  en nuestro país.

11011201_10152638328686121_7112980311003093032_n

Está claro que en la creatividad bisociativa tiene cabida lo que ocurre con la americanización de las campañas, tiene su justificación, pero la falta de originalidad propia provoca que la ciudadanía asocie todas las campañas con lo mismo, cuando la búsqueda de la diferenciación ha sido una de las claves para conseguir movilizar al electorado y la demostración de que hemos hecho una campaña de repetición, también repercute negativamente en la reputación del partido.

sumat-al-canvi sumate al cambio

Solo hay unos comicios en los que la creatividad propia se refleja; los locales, aquellos en los que los presupuestos son casi nulos y hay que jugar con la originalidad y los medios con los que se cuentan para organizar la campaña, que también es cierto, se basan mas en  el personalismo que en las propuestas, preferencia que comienza a reflejarse en los grandes partidos, donde últimamente el ser más guapo que el rival rasca votos y titulares de prensa.

Diseñar una campaña desde que se tiene la idea, valiéndonos de la originalidad y pensando en cada uno de los factores necesarios, crean campañas a medida con muy buenos resultados. Aun teniendo las llamadas nuevas tecnologías de nuestro lado, lo que se hace es copiar modelos anteriores o elementos muy exprimidos debido al éxito de su utilización.

hqdefault (2) ciudadanos-saca-2-escanos--644x362 maxresdefault

Esta falta de cultura de campaña necesita des- aprender y empezar a crear sus propios paradigmas,  utilizando las nuevas herramientas al servicio de la sociedad de la información y estimulando una creatividad que no sólo se base en la imitación.

Bajo mi punto de vista, España ha destacado en otros aspectos en referencia a la comunicación política, pero en tema de campañas, queda mucho por hacer. Éste será el mayor reto de los consultores políticos de esta era, crear una cultura de campaña original y reconocible.